A ser social se aprende de lactante | Salud | DW | 13.01.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Salud

A ser social se aprende de lactante

Muchos de los comportamientos inhumanos se originan en la falta de vínculo emocional a edad temprana. El departamento de Psicosomática Pediátrica de la Universidad de Múnich ofrece una terapia como medida preventiva.

default

"Después de cortar el cordón umbilical, el recién nacido precisa de una relación emocional con otro ser humano"

Desde hace algunos años, Alemania se enfrenta una y otra vez a comportamientos calificados de “asociales”: una madre echa a su niño de cuatro años al río; adolescentes atacan en grupo a un hombre, lo apalean y graban el ataque en su teléfono móvil. La falta de vínculos emocionales a edad temprana es, según Karl-Heinz Brisch, director de la sección de Psicosomática Pediátrica del Hospital Haunerschen y catedrático en la Universidad Ludwig Maximilian de Múnich, una de las principales causas de este comportamiento inhumano.

El cuidado elimina miedos

Tan pronto se corta el cordón umbilical, el recién nacido precisa inmediatamente de una relación emocional con otro ser humano. Sólo así se siente bien recibido. En caso de que carezca de ella, el bebé se siente descuidado. Las consecuencias son graves.

Según explica Brisch, si un niño tiene una relación emocional segura durante los dos primeros años de vida, en general siente menos miedo y puede descubrir el mundo más libremente. Por el contrario, si los mayores a su alredor son insensibles o lo tratan mal, el niño les tiene miedo. Esto se traduce, también, en miedo al mundo, en incapacidad para aprender y en dificultad para establecer relaciones; también origina agresividad en los conflictos relacionales.

“La falta de vínculo emocional se transforma en la incapacidad para comprender los motivos, las intenciones y los sentimientos de los otros”, asevera Brisch. Es decir, tales personas no acaban de comprender que “el otro” es un ser humano con pensamientos e intenciones propias.

Golpear al caído

¿Explicaría esto el acto de apalear a una persona caída? “Por supuesto”, responde Brisch, “si una persona, en una situación violenta, está en el suelo, sólo por instinto de conservación de la especie un ser humano dejaría de golpear al caído”. Cuando en tal situación, el agresor continúa ejerciendo violencia sobre el otro, estamos frente a una disfunción de la emocionalidad; el umbral entre la violencia y el homicidio no existe. Este umbral impide, en casi todas las especies, que las luchas al interior de la manada acaben con ella.

Symbolbild Gewalt gegen Frauen

"No acaban de comprender que el otro es un ser humano con pensamientos e intenciones propias"

Terapias a edad temprana

El departamento que dirige Brisch ofrece para esos casos programas de asistencia temprana, uno de ellos es “Observación del bebé”, en cuyo marco niños en edad preescolar observan cómo una madre trata a su recién nacido. ¿El efecto? Generar empatía, la capacidad para comprender al otro.

Según Brish, el efecto es cuantificable: los niños que han asistido al programa juegan más en grupo y son menos agresivos. Aunque una terapia de este tipo es costosa –54 sesiones, una vez por semana, oscilan entre los tres y los seis mil euros-, “cuando la incapacidad de comprender al otro se origina en la falta de vínculo a edad temprana, hay que actuar terapéuticamente durante la infancia”, explica Brisch y añade: “de lo contrario, los niños llegarán a adultos con ese tipo de comportamiento”.

DW recomienda

Publicidad