A (H1N1): ¿un virus de la globalización? | Salud | DW | 03.05.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Salud

A (H1N1): ¿un virus de la globalización?

Este lunes, la Organización Mundial de la Salud reporta 985 casos confirmados de la llamada gripe porcina en todo el planeta. Se intensifica el debate sobre las causas de la epidemia en tierras mexicanas.

default

Producción porcícola en Perote, Veracruz.

La información procedente desde Ginebra habla ya de 985 casos confirmados en 20 países. La cifra de mayor crecimiento sigue siendo la de México, que pasó de 506 a 590. En ese país se han registrado 25 muertes causadas por la enfermedad de acuerdo con los datos más recientes de la OMS.

WHO Ryan Schweinegrippe

Michael Ryan, de la OMS.

En Alemania se confirmó la presencia de dos casos adicionales con síntomas leves, con los cuales llegó a ocho el número de personas contagiadas. Se trata de una pareja de Brandeburgo que viajó en el mismo vuelo que un paciente contagiado localizado en Hamburgo.

A partir de este domingo entró en vigor una norma oficial que obliga a los médicos alemanes a reportar cualquier caso que pudiera corresponder a la presencia del virus A (H1N1) en este país.

España es el país europeo con mayor presencia de casos de la llamada gripe porcina: 40, según el recuento dado a conocer este domingo por el ministerio de Sanidad.

En América Latina, Colombia reportó su primer caso confirmado de la llamada gripe porcina.

Las primeras señales

Entre tanto, cobra intensidad el debate acerca de las posibles causas que originaron el surgimiento de este nuevo virus en tierras mexicanas. Michael Ryan, director de alerta y respuesta global de la OMS, declaró en Ginebra que “es probable que el virus se haya estado expandiendo en México desde hace mucho tiempo”.

Schweinegrippe Edgar Hernandez

Paciente con el A (H1N1) en hospital de Veracruz, México.

Al hacer una cronología de las comunicaciones entre la OMS y el Gobierno de México, relacionadas con este virus, Ryan indicó que el Global Públic Health Intelligence Network (Red Global de Inteligencia en Salud Pública, RGISP) envió el 10 de abril un despacho a la OMS relacionado con versiones sobre una epidemia en Veracruz, en la costa Este de México.

La RGISP es un mecanismo informal de intercambio de información epidemiológica internacional, implementado por la Organización Mundial de la Salud y el Gobierno de Canadá.

Al día siguiente, la OMS envió una solicitud de información al Gobierno de México. En su respuesta, el 12 de abril, las autoridades mexicanas argumentaron que los casos clínicos ya se habían recuperado, y que no había otros nuevos. La epidemia, de acuerdo con la información del Gobierno mexicano, se había extinguido el 3 de abril.

“Al momento en que nosotros preguntamos, ellos ya tenían conocimiento del tema y lo habían investigado”, dijo Ryan. El 17 de abril, la OMS volvió a solicitar formalmente información al Gobierno mexicano luego de que surgieran versiones relacionadas con una supuesta epidemia registrada en un hospital del Estado de

Schweinegrippe Arbeitstsab in Berlin

Grupo de trabajo contra el virus, en Berlín.

Oaxaca, al suroeste del país.

Dos horas y media más tarde, las autoridades mexicanas respondieron que se trataba de un solo caso severo de neumonía.

¿Tardía respuesta?

El 19 de abril, la OMS y la RGISP notificaron a México acerca de casos ocurridos en California. Al día siguiente se realizó una teleconferencia en la que representantes del Centro de Control y Prevención de enfermedades de Estados Unidos, la OMS y México intercambiaron información sobre todos estos acontecimientos.

El 22 de abril, la OMS recibió confirmación del brote de influenza en Veracruz y un día más tarde se supo de 47 casos de neumonía severa entre los meses de marzo y abril, 12 de los cuales habían resultado mortales. El 25 de abril, el Gobierno de México envió las primeras muestras de laboratorio a Winnipeg, Canadá.

Al hacer estas acotaciones, Ryan subrayó que en ningún momento las autoridades mexicanas ocultaron información o se negaron a colaborar con la OMS.

Críticas a producción porcina

Por otra parte, medios de comunicación y organizaciones no gubernamentales en México atribuyen el brote del nuevo virus a los modos de producción en la industria porcícola mexicana e internacional.

El periódico mexicano La Jornada publicó desde 2006 una serie de artículos y reportajes en los cuales se criticaba la situación sanitaria y ecológica en Perote, Veracruz, a raíz de que se estableciera allí la empresa Granjas Carroll, subsidiaria de Smithfield Foods, el más grade productor de productos a base de carne de cerdo en todo el mundo.

Schweinegrippe Indonesien Vorbereitungen

Desinfección en una granja porcina de Indonesia.

“La empresa ha sido denunciada en diversas ocasiones en los Estados Unidos y en las comunidades aledañas a una de sus mayores plantas en el mundo. En Veracruz se levantó un movimiento de protesta contra la contaminación que la planta está generando. El movimiento no sólo no fue atendido, sino que fue reprimido”, afirma desde México Alejandro Calvillo, director de la ONG El Poder del Consumidor.

Y va más allá. "Nos preocupa que la OMS haya rebautizado lo que dimos en llamar internacionalmente ‘influenza porcina' para llamarla ‘influenza humana'. Entendemos que con esta acción, la OMS protege a esta industria en vez de lo que debería hacer: criticar las formas de producción de carne, huevos y leche que están en el origen de estas epidemias", señala Calvillo.

A su vez, la OMS, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de Comercio emitieron un comunicado conjunto en el que consideraron que el consumo de carne de cerdo no es peligroso, y que no tiene sentido detener la importación de porcinos por motivos higiénicos.

Como quiera que sea, la Organización Mundial de la Salud reconoce que aún quedan muchas preguntas que responder en cuanto al origen y expansión del virus A (H1N1). La principal, según dijo Michael Ryan en Ginebra, es establecer de manera exacta cuán grave es esta epidemia para la población mundial.

Autor: Enrique López Magallón

Editor: José Ospina Valencia

DW recomienda

Publicidad