80 años del Sinaia: México y los exiliados españoles | Las noticias y análisis más importantes en América Latina | DW | 13.06.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

80 años del Sinaia: México y los exiliados españoles

El arribo del buque Sinaia, cargado con más de 1.500 refugiados republicanos procedentes de Francia, marcó el inicio de la llegada masiva del exilio español al país.

SS Sinaia | Felsen von Gibraltar (picture-alliance/Mary Evans/Robert Hunt Collection)

En su travesía desde la ciudad de Sète, en la costa mediterránea francesa, hasta Veracruz, el Siania atravesó el estrecho de Gibraltar y se pudo atisbar el Peñón entre la niebla. Muchos tripulantes no volverían a estar nunca tan cerca de España.

El 13 de junio de 1939, hace exactamente ochenta años, llegaba a México el buque Sinaia con casi 1.600 refugiados españoles huidos de la Guerra Civil. "No os recibimos como náufragos de la persecución dictatorial", les dijo al recibirlos en el puerto de Veracruz el representante del entonces presidente Lázaro Cárdenas. "Sino como a exponentes de la causa imperecedera de las libertades del hombre".

"El Sinaia es una especie de símbolo del exilio masivo a México", explica la historiadora Clara Lida en entrevista con DW. No fue el primero ni sería el último, "pero marcó el comienzo de la llegada de unos 20.000 refugiados y asilados políticos, según hemos contabilizado a partir de documentos migratorios", explica la especialista en el exilio español del Colegio de México.

¿Un éxodo de intelectuales?

Para el historiador y economista español Ángel Viñas, la llegada de la "flor y nata" de la intelectualidad española influyó en todos los ámbitos de la sociedad mexicana. "Llegaron intelectuales de renombre que constituyeron además instituciones, como el Colegio Madrid, que formó a una gran parte de la burguesía mexicana, o el Colegio de México", que nació de la inicial Casa de España. "Fueron un revulsivo, una inyección de capital humano, por decirlo así, gratis", resume.

SS Sinaia | (picture-alliance/Mary Evans/Robert Hunt Collection)

Más de 300 familias convivieron en el buque durante los 19 días de travesía.

En el mismo Siania llegaron escritores, poetas y artistas, como el fotógrafo Julio Mayo, conocido precisamente por sus instantáneas de la Guerra Civil. Luego vendrían autores de la talla de León Felipe o Max Aub, o del cineasta Luis Buñuel, que prefirió vivir en México a la prometedora carrera que le ofrecían en Hollywood. Pero la mayoría fueron trabajadores y profesionales. "Habría que revisar un poco la idea de que el exilio español fue un exilio de intelectuales y académicos mayoritariamente: fue todo lo contrario", explica Lida. "No podemos hablar de más de unos cien profesores universitarios y catedráticos de cierto nivel", contabiliza, "y unos dos mil maestros".

Era, eso sí, "un grupo pequeño, pero destacadísimo respecto a su relieve intelectual y visibilidad internacional". En esto coincide con Viñas, para quien, los intelectuales dejaron más huella en la historia por sus escritos. "Los profesionales, médicos, abogados, ingenieros, arquitectos… se diluyen más, porque no escriben, pero su influencia en la sociedad mexicana fue enorme". Y destaca que también políticos y diplomáticos eligieron México como destino. "Allí además se instaló Don Indalecio Prieto, que echó un pulso político y económico al Gobierno de la República en el Exilio y aglutinó a un núcleo socialista importante, desgarrando al exilio en general y a los socialistas en particular a lo largo de los primeros años cuarenta".

Cuarenta años de relaciones diplomáticas rotas

México fue el segundo país que más refugiados acogió, después de Francia. El gobierno mexicano había sido un aliado de la República española y, de hecho, su presidente, Juan Negrín, había negociado con Cárdenas en 1938 la posibilidad de que México admitiera de forma masiva a los exiliados. Fue el único país latinoamericano que no reconocería nunca al gobierno del dictador Francisco Franco, vencedor de la Guerra Civil, sino al Gobierno de la República en el Exilio, que incluso se constituyó en México para instalarse después en París.

SS Sinaia | Schachspieler | Hoch (picture-alliance/Mary Evans/Robert Hunt Collection)

En el barco se encontraban intelectuales como los poetas Pedro Garfias y Tomás Segovia, los filósofos Eduardo Nicol y José Gaos, los escritores Benjamín Jarnés y Manuel Andújar. A pesar del hacinamiento, se organizaron eventos culturales.

"Lo cual no excluye que hubiera relaciones económicas y comerciales entre la España franquista y México, 'disfrazadas' a lo largo del tiempo bajo la cobertura de oficinas consulares, comerciales, representaciones del Banco de España o del Instituto Español de Moneda Extranjera", explica Viñas.

Pero hasta 1977, con el retorno de la democracia a España, no hubo relaciones diplomáticas entre ambos países. "Fue una decisión del gobierno de Lázaro Cárdenas, mantenida después por los sucesivos gobiernos mexicanos, pero no por la presión del exilio, sino por la tradición política y diplomática de México desde la Revolución", matiza Lida. "El exilio no dictó nunca la política exterior de México; no tenían ni siquiera cómo hacerlo: un contingente de 20.000 extranjeros no dicta la política de ningún país".

De la Transición a la actualidad

Con la muerte del dictador se reestablecieron las relaciones diplomáticas. El grupo de españoles exiliados estaba ya completamente asimilado y se había diluido como grupo de presión, si es que alguna vez lo fue. Con la Ley de Memoria Histórica aprobada por el gobierno español del socialista Rodríguez Zapatero en 2007 se ofrecía la posibilidad de que los descendientes de los exiliados adoptaran la nacionalidad española. Más de cuarenta mil mexicanos la solicitaron.

El pasado febrero, el también socialista Pedro Sánchez dio una conferencia en el Colegio de México en la que destacó la impagable deuda de España con México. "Ha llegado el momento de que sea el Estado el que rinda homenaje al exilio y haga todo lo posible para darlo a conocer entre los españoles de hoy", dijo. Ayer, su gobierno presentó un mapa interactivo del exilio español en méxico, un proyecto colaborativo con el que pretende recoger y mostrar toda la información disponible sobre el tema. En México, explica Viñas, "se ha nombrado a un político de primer nivel, Cuauhtémoc Cárdenas, hijo del general Cárdenas, como presidente de la comisión para conmemorar los ochenta años del exilio".

SS Sinaia | Hafenarbeiter in Marseille verabschieden die SS Sinaia (picture-alliance/Mary Evans/Robert Hunt Collection)

Más de 300 familias viajaron en el Sinaia.

"Me parece muy importante que se conmemoren estos 80 años, tanto en España como en México, porque creo que las causas nobles pueden acercar a los países cuando se conmemoran con honestidad y buena fe", concluye Lida, cuya familia también sufrió otro exilio político, en este caso argentino. En España, por ejemplo, la Casa de América muestra estos días la exposición "Diplomáticos y exilio", cuyo comisario es el propio Viñas, que también ocupó cargos como el de embajador de la Unión Europea ante Naciones Unidas. Preguntado por las actuales relaciones diplomáticas entre España y México, se muestra tajante: "Pues son excelentes, siempre han sido excelentes..." Tras una breve pausa, continúa: "Usted podrá estar pensando en la famosa carta del presidente de la República Mexicana sobre la conquista de México... Eso es una gota en el mar".

(cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda

Enlaces externos