300.000 niños siguen siendo utilizados como soldados en el mundo | Política | DW | 12.07.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

300.000 niños siguen siendo utilizados como soldados en el mundo

Una Convención los protege y aún así sus derechos se siguen violando: Alemania presenta ante el Consejo de Seguridad de la ONU una resolución que busca mejorar la salvaguarda de los niños en situaciones de conflicto.

ARCHIV - Ein zwölfjähriger Junge mit Waffe und Uniform bei einem Appell in Simbabwes Hauptstadt Harare am 11.08.2009. Der 10. Februar ist der Internationale Tag der Kindersoldaten. Er soll an die rund 250 000 Kinder und Jugendlichen erinnern, die von Warlords in den Krisenregionen Afrikas und anderen Konfliktgebieten zum Kämpfen und Töten gezwungen werden - Opfer und Täter zugleich. Foto: EPA/AARON UFUMELI (zu dpa-Korr vom 09.02.2011) +++(c) dpa - Bildfunk+++

12 años y en uniforme: un niño soldado en Zimbaue.

La Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño entró en vigor en 1990. Hace más de 20 años que el documento protege a los menores sin tener en cuenta las fronteras nacionales y, aún así, se calcula que en el mundo 300.000 pequeños siguen siendo utilizados como soldados. Este mes, Alemania ocupa un asiento no permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU y bajo dirección germana se presenta en el seno del organismo internacional una resolución sobre el tema a discusión. El objetivo es contribuir a liberar a los niños de su destino de víctimas por partida doble en las guerras que desatan los adultos.

Mit dem Thema Kindersoldaten in Afrika setzt sich der 23-jährige Kanadier Ed Ou in seinen Bildern auseinander. Nach Angaben von UNICEF steigt die Anzahl der Kinder, die in Somalia unterschiedlichen Milizen angehören. Manchmal würden schon Neunjährige rekrutiert. (Foto: Ed Ou / Getty Images)***Benutzung ausschließlich im Rahmen einer Berichterstattung

Foto del año 2010 de UNICEF: un niño soldado en Somalia.

Heridas en Sudán del Sur

Es probable que esta semana Sudán del Sur se convierta en el miembro número 193 de las Naciones Unidas. Tras una larga guerra civil, la región ha logrado la independencia. Políticamente hablando, un éxito. A nivel social, sin embargo, las heridas tardarán en sanar. Sobre todo en los pequeños pueden leerse aún las huellas del sangriento enfrentamiento.

“Durante el conflicto, los niños y los colegios fueron con constantemente objeto de ataques. Hoy por hoy, el sur de Sudán tiene los índices de escolarización más bajos del mundo. La probabilidad de que una chica sudsudanesa muera durante el parto es mayor que la de que acabe la escuela. Sólo el ocho por ciento de las mujeres no saben aquí leer ni escribir. Ningún país demuestra más claramente lo importante que es el derecho a la educación”, dice Irina Bokova, directora general de la UNESCO, la agencia de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

También las cifras de fallecimientos, abusos sexuales y uso de niños como soldados son alarmantes, no sólo en el sur de Sudán sino a nivel internacional. Según la UNESCO, entre 1998 y 2008 fueron asesinados en conflictos de todo el planeta dos millones de niños, seis millones sufrieron lesiones graves.

Children at Rainbow Centre in Nzara Southern Sudan Description: Italian nuns look after orphan children and children rescued from the LRA but who are unable to return to their communities. Date: March, 2011 Location: near Nzara, Southern Sudan Photo credit: Guy Degen Photographer contact: guy.degen@dw-world.de

En el Rainbow Centre de Sudán tratan los niños de recuperar la infancia perdida.

Para salir de la lista negra

Seis actos contra menores contempla el derecho internacional como crimen de guerra, entre ellos, el recurso a los niños soldados, la muerte de pequeños o el abuso sexual de los mismos. Cualquier parte en conflicto que incurra en estos delitos pasa a engrosar una lista negra del Consejo de Seguridad de la ONU. La medida es más intimidante de lo que pudiera parecer, asegura Peter Wittig, el embajador alemán en Nueva York: “para los países, los gobiernos y los grupos rebeldes aparecer en esa lista es un estigma, no quieren ser mencionados en ella”.

Afganistán es un ejemplo. Recientemente ha enviado Wittig una delegación al país asiático y ésta ha podido comprobar que el Gobierno afgano realiza esfuerzos para asegurar la protección de la infancia. Un plan de acción convincente deben presentar los Estados que quieran ser borrados del listado. Como previa al debate sobre la resolución que ahora se abre en el Consejo de Seguridad, Naciones Unidas ha recibido 15 de estas declaraciones de intenciones procedentes de nuevas regiones en crisis, y dos más se esperan para finales de año.

La posibilidad de implantar sanciones

Boy soldiers from Uganda supported Congolese rebel movement, Bunia, Congo, photo

Niños soldado ugandeses, luchando por los rebeldes del Congo.

La resolución que este martes (12.07.2011) vota el Consejo de Seguridad busca ampliar a un delito más- el ataque a escuelas y hospitales- los motivos que pueden llevar a Estados o agrupaciones a formar parte del listado. Además, se quiere introducir la posibilidad de implantar sanciones. “Hasta ahora, sólo se han tomado medidas en dos ocasiones: hace un par de años en Costa de Marfil y en la República Democrática del Congo”, lamenta Eva Smets, directora de la organización Watchlist on Children and Armed Conflict.

Pese a los éxitos mencionados por Wittig, el registro por sí sólo no siempre sirve, recuerda Smets. “El informe del secretario general de las Naciones Unidas del pasado año incluye una referencia a los criminales más acérrimos. En ella estaban incluidos 16 grupos armados de los que se habla desde hace cinco y más años”, indica la directora. “Era una referencia muy larga”, añade. Sin embargo, la ONU no decae en sus intentos: si el desarrollo sigue como hasta ahora, por lo menos dentro de 25 años no deberían quedar niños soldados en el mundo.

Autor: Rob Mudge/ Luna Bolívar

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda