2011: el año del hacker | Ciencia y Ecología | DW | 31.12.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

2011: el año del hacker

Los ataques de piratas informáticos a empresas, instituciones y organismos fueron constantes a lo largo del 2011, motivados por las más diversas causas. El "Chaos Computer Club" afirma que 2011 fue el año del hacker.

default

Ataque hacker

“Nuestros barcos hundieron vuestras naves espaciales”, se ufanaba el grupo de hackers LulzSec después de un ataque a la plataforma del juego de ciencia ficción Eve Online. Los piratas actuaron por puro gusto y para demostrar la débil defensa de su adversario.  Ya sea para demostrar su superioridad técnica,  por perseguir una agenda política, o por fines personales, los hackers actúan por causas muy diversas, desde altruistas hasta criminales. No falta quienes trabajan a sueldo bajo pedido de alguna empresa o incluso de algún Estado.

Según Constanze Kurz, portavoz del Chaos Computer Club (CCC), el 2011 fue el año del hacker. “Las manifestaciones que vemos en el espacio real de la calle se han trasladado a Internet con una nueva dimensión”, afirma.

Los anti-autoritarios miembros del mayor club europeo de piratas cibernéticos fundado en Berlín en 1981 celebraron estos días su 30 aniversario con la certeza de que se han convertido en un instrumento importante en la defensa de los derechos de la sociedad civil. 

Troyanos de Estado

Bundestrojaner Bilder der Woche kw41 Flash-Galerie

El diario Frankfurter Allgemein reveló el troyano con el que las autoridades querían espiar a sospechosos.

El CCC descubrió el pasado mes de octubre troyanos “de Estado”, con los que las autoridades de seguridad alemanas pretendían espiar a sospechosos a través de sus computadoras personales. El ministerio alemán del Interior emitió un comunicado negando que dicho programa fuera utilizado por la Oficina Federal de Policía Criminal (BKA), pero no negó su uso por los cuerpos policiales de algunos estados federados.

DigiTask, fabricante del malware que funciona como “keylogger”, haciendo capturas de pantalla y grabando audios y videos, confirmó la venta del programa a las autoridades alemanas, austriacas, suizas y de los países bajos.

Antaño, vistos como activistas que operaban al margen de la legalidad, ahora se les considera un bastión de los derechos ciudadanos ante los intentos de intromisión del Estado.  El Congreso anual celebrado en Berlín bajo el lema “Tras las líneas del enemigo”, refleja el creciente vocabulario bélico y metáforas militares en internet.

Constanze Kurz Chaos Computer Club

Constanze Kurz, portavoz del Chaos Computer Club.

Comunidad heterogénea

La comunidad hacker sigue siendo heterogénea.  Entre sus filas hay desde activistas altruistas, hasta quienes actúan al margen de la legalidad e incluso claramente con fines criminales. Basta con echar un ojo a los miembros y actividades de los activistas Anonymous o a la mafia rusa de estafadores de tarjetas de crédito.

Una serie de empresas fueron expuestas a la luz pública por activistas del grupo Anonymous, un grupo integrado por activistas hacker, que tiene una sólida ética antijerárquica que pretende no crear privilegiados. Sus acciones están abiertas para todos los que quieran colaborar.  En marzo pasado Anonymous hizo públicos algunos mensajes del Bank of America, que supuestamente demuestra cómo el instituto crediticio maltrató a propietarios de casas afectados por la crisis inmobiliaria.

En el CCC hay miembros prominentes como jueces y académicos que advierten que no son los hacker los que han cambiado por sí mismos sino la sociedad y la tecnología de la información la que ha sido el detonante del cambio, por la manera como las computadoras determinan nuestra vida cotidiana.

Logo

Logo de los activistas del grupo Telecomix.

Etica hacker

La ética del hacker “utilizar la información pública y proteger la información privada”, sigue teniendo vigencia y no protege sólo la libertad de unos cuantos. El Congreso del CCC fue un encuentro familiar en el que se reunieron correligionarios para intercambiar trucos sobre cómo romper cerraduras cibernéticas y cómo aprender “esperanto” para freaks, pero también fue una buena oportunidad para hacer un balance.

“Somos las nuevas estrellas de rock y ya era tiempo de que la gente lo supiera”, dijo Stephan Urbach, del grupo internacional Telecomix.  Los militantes de Telecomix ayudaron a la oposición siria a eludir el sistema de censura del régimen para que gracias al trabajo de algunos activistas, las personas se pudieran comunicar libremente sin ser observados.

Autora: Eva Usi /dpa

Editor: José Ospina Valencia

DW recomienda

Publicidad