1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

¿Zona de tránsito o centros de recepción de refugiados?

Para canalizar la afluencia de refugiados, CDU y CSU proponen crear zonas de tránsito mientras su socio de coalición, el SPD, prefiere los centros de recepción. ¿En qué se basan estos planes?

Para mantener el control sobre la cantidad de refugiados que llegan a Alemania, los partidos cristianodemócratas CDU y CSU proponen la creación de zonas de tránsito. Dichas instalaciones estarían cerca de las fronteras y servirían como filtro para impedir la entrada de los que no cumplen con los requisitos para solicitar asilo en Alemania. Por ejemplo, los que proceden de los Balcanes. Así se pretende disminuir la saturación de los centros de acogida y, al mismo tiempo, reducir el plazo de tramitación de solicitudes que necesita la Oficina Federal de Migración y Refugiados (BAMF).

Acelerar dichos procesos también es el objetivo del socio de coalición, el Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD). Sin embargo, la opción preferida por este serían centros de recepción descentralizados. Así los refugiados ya estarían en suelo alemán a la hora de ser registrados y, a diferencia de las zonas de tránsito, podrían abandonar dichos centros en cualquier momento.

Según la propuesta de los cristianodemócratas, las zonas de tránsito funcionarían como el modelo de los aeropuertos alemanes en base al artículo 18A de la Ley de Asilo. Los que lleguen sin papeles o con documentos falsificados y quieran solicitar asilo serán retenidos en un centro de tránsito, una regulación también aplicable a refugiados procedentes de países considerados seguros como Kosovo, Macedonia, Serbia, Albania y Montenegro.

Proceso exprés

El proceso de repatriación o la aceptación de solicitud se deciden en los aeropuertos en pocos días. Entretanto, los candidatos no pueden abandonar la zona adecuada a tal efecto. De facto, se considera que todavía no han llegado a Alemania. Además de evitar largos procesos de tramitación, es más fácil llevar a cabo la repatriación desde el aeropuerto si se rechaza la solicitud. Esta medida afectó en la última década a unos cientos de personas. En 2014, fueron 643 los afectados.

Registro de refugiados a su llegada a Alemania.

Registro de refugiados a su llegada a Alemania.

Por el contrario, en zonas de tránsito de la frontera alemana habría que tramitar miles de procesos rápidos de asilo. Además, sería cuestionable que se pueda enviar de vuelta a los solicitantes a su país de origen en autobús, en tren o en avión. Aunque el número de refugiados de los Balcanes siga siendo alto, cada vez hay más de otros países como Afganistán. Y la mayoría siguen siendo refugiados de la guerra civil siria, que sí tienen derecho a asilo. Otro argumento por el que las zonas de tránsito no podrían cumplir su cometido sería la localización, puesto que a lo largo de la extensa frontera alemana los refugiados podrían sortear dichas zonas y registrarse ante las autoridades una vez dentro del país.

Directrices europeas

Para la ejecución de dichas propuestas también hay que observar las directrices europeas sobre el Derecho de Asilo de 2013. Estas permiten instalaciones de este tipo, pero no dan detalles concretos sobre su ejecución dejando un amplio margen a la interpetración.

Las directrices europeas están, sobre todo, dirigidas a la construcción de zonas de tránsito en las fronteras exteriores. Hacerlo entre Estados miembros, como Austria y Alemania, sería una novedad. Para la Comisión Europea, según el derecho comunitario, tales instalaciones solo serían viables en caso de excepción y de forma provisional. Una excepción podría ser, por ejemplo, el peligro para la seguridad nacional. Pero la existencia de ese peligro es un tema controvertido en el escenario político.

Además, la creación de zonas de tránsito en las que se decida sobre la viabilidad o retorno de los refugiados solo tendría sentido en combinación con la aplicación de nuevos controles fronterizos. Según el tratado Schengen, vigente en la mayoría de países de la UE, tales controles solo deberían aplicarse en caso de excepción. A los dos meses habría que levantarlos y solo podría ampliarse su aplicación hasta los dos años contando con una aprobación de la Comisión Europea.

DW recomienda