1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Zapatero augura tiempos difíciles para la economía española

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, reconoció hoy que su país afronta tiempos "duros y complicados" por la actual crisis económica y admitió que quienes pierden su trabajo o no consiguen integrarse en el mercado laboral, en estos momentos más de 2,5 millones de personas, son la "fracción de un fracaso colectivo" del que también son responsables "el Ejecutivo y el presidente del Gobierno, en primer lugar".

"Vamos a librar la batalla por el empleo", prometió Zapatero.

En una comparecencia extraordinaria en el Congreso para detallar las medidas del Gobierno socialista de cara a la mala situación económica, Zapatero indicó que la mejora de la competitividad, la austeridad en el gasto, el diálogo con empresarios y sindicatos y la recuperación del empleo son los cuatro pilares sobre los que se asentará la lucha contra la crisis.

Zapatero anunció además alguna medida adicional, como permitir la creación de sociedades cotizadas de inversión en el mercado inmobiliario, que tendrán un régimen fiscal favorable y que, según sus palabras, aportarán liquidez a las empresas del sector, muy golpeadas por el desplome del mercado de la vivienda en España.

Esa crisis inmobiliaria, que arrastró al sector de la construcción, así como la crisis crediticia internacional y el aumento del precio del petróleo y otras materias primas han contribuido a que España encadene toda una serie de malos datos económicos.

Por primera vez en diez años, el número de desempleados supera los 2,5 millones de personas (la cuota ronda el 10,5 por ciento), la inflación está en el 5,3 por ciento, la más alta en 16 años, y el producto interior bruto (PIB) rozó el crecimiento cero en el segundo trimestre de este año, con un incremento de sólo el 0,1 por ciento.

En su respuesta a Zapatero en el Congreso, el líder de la oposición, Mariano Rajoy (PP), acusó al jefe del Gobierno de no haber anunciado "nada nuevo ni relevante" y le preguntó con ironía: "¿A qué ha venido usted aquí?".

En este sentido, le exigió que "deje de ser parte del problema, si no está capacitado o dispuesto a dar soluciones o a contribuir a ellas".

No obstante, el dirigente socialista expresó su confianza en que España está bien colocada para superar las dificultades y sostuvo que su Gobierno actuó "desde el principio" para paliar la crisis y que los efectos de las medidas ya adoptadas "se verán a medio plazo". (dpa)