1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Yemen: “no esperaremos a que haya un alto el fuego”

Ya sea por tierra, aire o mar: la Cruz Roja Internacional quiere ayudar a la población yemení. No obstante, aparte de los problemas logísticos, a los rescatistas les aguardan otros retos, dice la portavoz Sitara Jabeen.

DW: La Cruz Roja Internacional (CRI) ha recibido la autorización para transportar suministros médicos en avión a la ciudad de Saná. No obstante, aún está esperando el permiso para enviar un barco a Adén. Dos convoyes de la CRI ya se encuentran en esa ciudad. ¿Es esa la situación actual?

Sitara Jabeen: Los convoyes aún no han podido entrar en la ciudad de Adén. Hasta ahora, la coalición liderada por Arabia Saudí solo ha autorizado el aterrizaje de dos aviones en Saná. El primero fue un pequeño avión de pasajeros con el que nuestros empleados se trasladaron de Yibuti a Saná. El otro es para transportar medicamentos. No fue fácil conseguir una aeronave de carga dispuesta a volar a Saná o que tuviera el permiso para ello. Finalmente encontramos una. Hoy (7.04.2015) partirá de Jordania con 16,4 toneladas de material médico. Los hospitales necesitan urgentemente medicamentos. El avión aterrizará mañana en Saná.

¿Esto quiere decir que la Cruz Roja Internacional aún no ha podido entrar en Adén?

Sitara Jabeen, portavoz de la Cruz Roja Internacional.

Sitara Jabeen, portavoz de la Cruz Roja Internacional.

La situación en Adén es muy complicada. Nos preocupa mucho la seguridad, porque los combates no cesan. El conflicto se extiende cada vez más por el país, pero Adén es la zona más afectada. Allí también se llevan a cabo bombardeos. Decenas de personas mueren y resultan heridas cada día. En una situación como esta, debemos aguardar el momento indicado para que nuestro personal pueda trabajar allí. Asimismo, estamos esperando que nos den luz verde para el barco: de momento, todavía no podemos atracar en Adén. Si logramos llevar medicamentos a Saná, podríamos ayudar hasta a 1.500 personas.

Usted mencionó que están esperando que los diferentes bandos en conflicto les den el permiso para zarpar. ¿Su organización humanitaria está en contacto tanto con los partidos yemeníes como con la coalición árabe?

Sí, estamos en contacto con todos los bandos. Necesitamos la autorización de todos como garantía de seguridad. Solo así podemos proteger a nuestro personal. La semana pasada, mataron a tiros a tres colegas yemeníes.

Su colega Robert Mardini describe a Adén como una “ciudad fantasma”. ¿Cómo describiría usted la situación humanitaria en Yemen?

La situación humanitaria en Yemen es precaria. Las personas no pueden abandonar sus casas debido a los fuertes combates. Están aisladas y no pueden acceder a ningún tipo de ayuda. Por ello, la Cruz Roja Internacional ha demandado un alto el fuego humanitario de 24 horas, que lamentablemente todavía no ha entrado en vigor. Es muy importante, porque la gente necesita respirar. Deben tener la oportunidad para abastecerse de cosas básicas. No obstante, ya estamos preparando otro avión que transportará 32 toneladas de ayuda humanitaria. No solo llevaremos medicamentos a Saná, sino también generadores y materiales para reparar tuberías de agua. En muchas zonas de Yemen no hay ni agua ni electricidad.

Si el avión aterriza mañana, ¿cuáles serán los próximos pasos que emprenderá la Cruz Roja Internacional?

Nuestra meta es distribuir los medicamentos y los materiales médicos lo más rápido posible entre los hospitales. Esperamos lograrlo de forma rápida y segura. Al mismo tiempo, esperamos que nuestro personal también pueda ayudar a las personas en otros ámbitos. 250 personas están trabajando para la CRI en Yemen.

¿También distribuirán los medicamentos entre los hospitales si no se acuerda un alto al fuego?

Hasta ahora solo contamos con el permiso para llevar ayuda a Saná. Aún no nos han garantizado un alto al fuego. En cuanto sea posible, nuestro personal comenzará a distribuir los medicamentos. Estamos coordinando nuestras rutas con los bandos en conflicto, pero no vamos a esperar un alto el fuego para ayudar a las personas. Se nos agota el tiempo.