1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Yarmuk, al borde del desastre humanitario

Los refugiados de Al Yarmuk sufren escasez de agua y alimentos. Las milicias de Estado Islámico se han hecho con un 90 por ciento del campo y los bombardeos entre distintas facciones no dan tregua a la población civil.

Tras haberse convertido en un frente de batalla entre el grupo terrorista Estado Islámico (EI) y facciones rebeldes sirias y palestinas, el campo de refugiados palestinos de Yarmuk, en el sur de Damasco está al borde del desastre humanitario. "Desde hace seis días sufrimos escasez de alimentos y de agua. Para obtener agua potable hay que caminar hasta el distrito de Yalda, en medio de zonas donde hay enfrentamientos", dijo el activista Mohamed Ahmed, del Centro de los Mártires de Al Yarmuk, desde el interior de campo.

Se trata de un camino plagado de riesgos, porque al intercambio de fuego de artillería entre las partes enfrentadas se añaden las balas de francotiradores y los barriles de explosivos arrojados por la aviación del régimen sirio. El pasado miércoles, el Estado Islámico inició una ofensiva por el control de Al Yarmuk. Ya ha tomado alrededor del 90 por ciento de su superficie y se enfrenta a la organización Aknaf Beit al Maqdis, una facción palestina opuesta al Gobierno sirio, a la que se han sumado varios grupos rebeldes, como el Ejército del Islam. La organización yihadista domina casi todo el campo menos áreas de su sector norte.

Durante la jornada de hoy (06.04.2015), los combates se centraron en el sur de Al Yarmuk, aunque fueron intermitentes. El activista Ahmed estimó que podría haber unas 20 personas heridas en el interior de las casas del campamento, donde también escasea el material médico. Cooperantes internacionales describieron la situación de los civiles como dramática. "No tienen alimentos, agua, medicamentos ni electricidad, nada", denunció a la agencia de noticias dpa en Tel Aviv Chris Gunness, portavoz de la UNRWA, la organización de la ONU para los refugiados
palestinos.

Los refugiados huyen

En un video colgado en Internet se ve a los combatientes islamistas, algunos de ellos envueltos en banderas, peinando áreas desiertas del campamento y cantando "Alá es grande". Informaciones publicadas en las redes sociales y de funcionarios palestinos indican que el Estado Islámico ha decapitado a varias personas y estaba deteniendo a otras. Las fuerzas de Gobierno sirias también han lanzado bombardeos aéreos y misiles contra posiciones del Estado Islámico en el campamento. Antes del inicio de la guerra civil en Siria vivían en Yarmuk unos 150.000 palestinos, que habían huido o habían sido expulsados de Israel cuando se fundó el Estado judío en 1948. Hoy se estima que quedan unos 18.000.

De ellas, unas 500 familias habrían huido en los últimos días en dirección a Yalda, "que está cercada por el Ejército", además de otras 150 personas que han huido a áreas bajo el control de las autoridades en Damasco. El Comité Internacional de Cruz Roja (CICR), junto a la Media Luna Roja Siria, no han podido acceder a Al Yarmuk desde el miércoles. El portavoz del CICR en Damasco, Umar Phiri, dijo a Efe en conversación telefónica que su organización está preparada para entrar en cualquier momento, "siempre y cuando las partes garanticen un acceso seguro de los equipos" humanitarios.

MS (efe/dpa)