1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Wilders y su filme antiislámico: sacrilegio, opinión, demagogia

¿Libertad de expresión o violación del derecho religioso? El holandés Geert Wilders desata con su vídeo contra el islam una oleada de críticas, y reabre un viejo debate. DW-WORLD habló con musulmanes, y ex musulmanes.

default

El populista Geert Wilders: conocido predicador contra el islam.

Geert Wilders libra una particular batalla contra el islam. En agosto de 2007 comparó el Corán con Mein Kampf, el libro que Adolf Hitler escribiera en prisión y que se convirtió en el manual teórico del nacionalsocialismo.

En 2006, Wilders fundó el Partido por la Liberad y con él logró meses más tarde arrancarle a las urnas nueve representantes en el Parlamento holandés. Desde su asiento de diputado, Wilders predica a favor de la prohibición del Corán y por el bloqueo inmediato de la entrada de inmigrantes musulmanes a Holanda.

Ahora, el holandés ha decidido hacer uso del impacto de las imágenes para descubrir los peligros que, en su opinión, están contenidos en las escrituras religiosas musulmanas. Su película dura 15 minutos y es “mi última advertencia”, escribe Wilders en un artículo publicado el pasado fin de semana.

Prozessbeginn im Mordfall Theo van Gogh Angeklagter Mohammed B. (Bouyeri)

La imagen de Mohammed B., autor del asesinato de Theo van Gogh, presente en el flime.

“Tenía que advertir a la gente”

Escenas de los atentados del 11 de septiembre en Nueva York, el 11 de marzo en Madrid o el siete de julio en Londres. Grabaciones de las víctimas en el momento del ataque, duras imágenes de cadáveres y un capítulo dedicado a Theo van Gogh, el director de cine holandés asesinado por un radical musulmán en 2004. Intercalados: versos del Corán e imanes que instan a la guerra contra los “no creyentes”.

“La película equipara islam y violencia. En nuestra opinión, no persigue más fin que el de la provocación”, opina el primer ministro holandés, Jan Peter Balkenende. Desde que en diciembre de 2007 se supo que Wilders tenía la intención de mostrar su corto, el Gobierno holandés se ha esforzado por persuadirle de lo contrario. Sin éxito. Wilders se defiende: “no es una provocación. Tenía que advertir a la gente”.

Cines y televisiones se negaron a emitir la película sin haberla visionado primero, a lo que Wilders se oponía. El primer portal de Internet acabó retirando su oferta de colgar el vídeo, a la segunda Wilders encontró una plataforma. La conclusión del documento: el islam quiere dominar el mundo y Europa se está llenando de musulmanes. Las críticas le han llovido desde todos los sectores.

En defensa de lo sagrado

“Wilders criminaliza a toda una religión”, comenta a DW-WORLD Ayyud Axel Köhler, presidente del Consejo Central de los Musulmanes en Alemania. “Extrayendo versos de la Tora o de la Biblia también se puede crear un monstruo. Wilders se esconde tras la libertad de expresión, y eso me parece cobarde. Pero tenemos que llamar a las cosas por su nombre: aquí se está violando la dignidad de las personas que ven en la religión algo sagrado. Quien no tiene respeto por el Corán, tampoco lo tiene por la Tora o por la Biblia.”

Kalenderblatt 17.02.08 Türkischer Koran in arabischer Sprache, um 1855

Corán: libro sagrado en la religión musulmana.

La Unión Islámica Holandesa quiere llevar el caso a los tribunales y exige que, por cada día que el vídeo permanezca accesible en Internet, Wilders pague una indemnización de 50.000 euros, y 5.000 más por cada agravio. “Las acciones jurídicas las tienen que emprender nuestros hermanos holandeses. Nosotros sólo queremos dejar claro que estamos a favor de la libertad de expresión pero que, por otra parte, existe algo que es lo sagrado de una religión, y de nuestros valores, en Europa y en Alemania, forma parte el derecho a que no sea ensuciado”, dice Köhler.

Y sentada queda la base del debate: ¿se debe restringir la libertad de expresión en nombre de lo sagrado? ¿Qué es “lo sagrado”? ¿Pueden todos los holandeses, los europeos, definir un concepto inequívoco y común de lo que consideran sagrado? “El señor Wilders es libre de decir lo que quiera, pero los musulmanes también”, opina Köhler. Si todo es cuestión de dialéctica, ¿por qué involucrar a la Justicia? “Si algo vulnera la integridad de los pueblos, está claro que no se puede permitir”, responde Köhler.

“Las organizaciones islámicas no deben movilizarse sólo cuando se critica al islam” ¡Siga leyendo!

DW recomienda

Enlaces externos