1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Washington ya no canta a dúo con la banca

Los controles que el nuevo presidente estadounidense pretende aplicar al sistema financiero son vistos con buenos ojos en los editoriales de la prensa europea que, sin embargo, advierte de las dimensiones del desafío.

default

Nuevos vientos soplan en Wall Street.

La Repubblica, de Roma: “Tras por lo menos una década, cambia la consigna del protagonista, Estados Unidos, en el escenario del Foro Económico Mundial de Davos (que se inicia el miércoles). Estados Unidos ya no sostiene que el mercado es lo único decisivo, aboga por un mercado con reglas y controles y por un Estado que garantice la distribución de la riqueza. La llegada de Obama a la presidencia quizá no se habría podido producir sin la crisis mundial que se inició con las turbulencias financieras hace dos años. Pero Obama sabe que este ‘beso de la historia', que lo llevó a la Casa Blanca, ahora le demanda abordar con la máxima decisión esta crisis y derrotarla. Él ya ha dejado en claro que han quedado atrás los tiempos en que el establishment estadounidense cataba a dúo con la banca”.


El desafío de la plena estatización


Der Standard, de Viena: “Si esto se hubiera aplicado hace cuatro o cinco años, seguramente se habrían evitado las consecuencias más graves de la crisis financiera mundial. Hoy es demasiado tarde y, por más lógicas, necesarias e incontrovertidas que sean las medidas planeadas, por lo pronto no es mucho lo que podrán contribuir a revivir a los grandes bancos al borde de la quiebra y a estabilizar los mercados financieros disfuncionales. La situación de los bancos es a todas luces tan miserable, que la única opción prometedora que queda es la plena nacionalización transitoria, según el modelo sueco de comienzos de los 90. Pero, a diferencia de lo que ocurre con la regulación financiera, para una total estatización Obama tendría que superar una enconada resistencia política. Éste es el más difícil de sus desafíos, y el nuevo presidente aún lo tiene por delante”.


El fin del “socialismo” de Wall Street


Süddeutsche Zeitung, de Múnich: “El nuevo presidente estadounidense, Barack Obama, quiere controlar más los Hedgefonds y los negocios hipotecarios. Sobre los grandes bancos incluso podría llegar a cernirse en breve una amenaza que parecía impensable: la estricta prohibición de meterse en negocios excesivamente riesgosos. El verdadero e indignante ‘socialismo real' de Wall Street consistía en que grandes institutos como Goldman Sachs, Merrill Lynch o el Deutsche Bank se enriquecían especulando en los años de vacas gordas, para luego, en tiempos de quiebras, dejar que las pérdidas las pagaran los contribuyentes, en nombre del rescate del sistema. Obama ya no quiere tolerar más semejante negocio tan poco equitativo. Por fin se cierne sobre Wall Street la amenaza de reglas del juego más severas, y lo mismo podría ocurrir en Londres y Fráncfort, Tokio y Hongkong”.


La política exterior de Obama


Frankfurter Runschau, de Fráncfort del Meno: “Obama cometerá errores. Y quien quiera cultivar los viejos prejuicios contra Estados Unidos, también tendrá en el futuro la oportunidad de hacerlo. Ya en la actualidad hay cosas que podrían ser criticadas. El cierre de Guantánamo, el campo de prisioneros en Cuba, podría prolongarse todo un año. En las medidas del nuevo presidente hay puertas traseras y resquicios. (...) No obstante, la nueva orientación de la política exterior y de seguridad estadounidense no puede ser descrita cabalmente con conceptos como ‘cambio de rumbo'. El quiebre es más profundo, más tajante, más sustancial. Una ideología fracasada se ha batido en retirada”.