1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Vuelve a arder un búnker en Hamburgo

Un gran incendio se produjo en la noche del viernes (7.08.2015) en un búnker en la ciudad de Hamburgo en el que estaban almacenados artículos de pirotecnia, comunicó la policía. Se trata del segundo incendio en cuatro días en un antiguo refugio antiaéreo construido durante la Segunda Guerra Mundial. El martes pasado ardió un búnker en el sur de la ciudad, dejando un saldo de 45 heridos.

"En el búnker en el barrio de Bahrenfeld ha habido grandes destrozos", dijo un portavoz de los bomberos y precisó que una parte de las 5,5 toneladas de pirotecnia almacenada había explotado en horas de la noche. Los bomberos han desplegado un amplio operativo en torno al edificio de hormigón de tres pisos. Los artículos pirotécnicos estaban almacenados en los dos primeros pisos.

Los bomberos tuvieron que interrumpir los trabajos de extinción debido a varias explosiones. "Es una misión sumamente difícil", estimó el portavoz Hendrik Frese. "Hemos tenido una suerte inmensa de que los colegas que entraron primero pudieran salir con vida. Ahora no queremos correr más riesgos", explicó.

Las primeras explosiones no causaron heridos. Las viviendas cercanas fueron evacuadas de forma preventiva. "El peligro para los vecinos es escaso porque la pirotecnia no puede destruir el búnker", señaló el portavoz. Unas 150 personas debieron abandonar sus viviendas. "A cerca de la mitad los alojamos en autobuses y tiendas de campaña y los demás se trasladaron a casas de amigos y familiares".

El portavoz señaló que las tareas de extinción demandarán varias horas. "Aun no podemos entrar en el edificio porque es demasaido peligroso", dijo Frese. Precisó que unos robots equipados con cámaras y dirigidos a distancia por expertos artificeros están ingresando en el edificio para enviar imágenes desde el interior.

El martes pasado un total de 45 personas resultaron heridas en un incendio y una explosión en una carpintería ubicada en un búnker en el sur de la ciudad. Unas 400 personas fueron evacuadas y aún no pueden regresar sus hogares. Los búnkers exteriores no están bajo tierra, sino que suelen tener una altura de varios pisos. Actualmente, muchos de estos antiguos edificios de la Segunda Guerra Mundial se usan como vivienda, depósitos o talleres (dpa).