1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Vino, vio y venció

Los editorialistas europeos comentan la visita del presidente norteamericano, Barack Obama, al Viejo Continente.

default

Barack Obama

Una cosa es lo que se dice…

Neue Zürcher Zeitung, Zúrich: “La cumbre de la OTAN terminó con noticias de éxitos, por ejemplo la designación del jefe de Gobierno de Dinamarca, Fogh Rasmussen, como nuevo secretario general. Pero los comentarios positivos sin excepción no reflejan lo que realmente sucedió. Particularmente grande parece ser la divergencia entre retórica y accionar concreto en el caso de Afganistán. Estados Unidos, cuyas tropas en Afganistán representan ya más del 50 por ciento de las fuerzas militares extranjeras en ese país, reforzarán su contingente con otros 21.000 efectivos más y ya se oyen exigencias de que envíe otros 10.000. Que los aliados de la OTAN se conformen con ese desequilibrio es comprensible desde el punto de vista de la política interior. Pero se halla en flagrante contradicción con las promesas en Estrasburgo y Kehl de que Europa está dispuesta y tiene la voluntad de asumir su parte de responsabilidad.”

¿Qué hacéis vosotros?

Kurier, Viena: “La estrategia de Obama como estadista es distribuir las cargas y responsabilidades entre el mayor número posible de hombros, para el caso de un eventual fracaso. Ello no sólo vale para la reducción de los arsenales atómicos, sino también para la lucha contra la crisis económica, el cambio climático y el terrorismo internacional. Estados Unidos promete bajo Barack Obama aportar su parte a la solución de esos problemas, pero justamente sólo su parte. Las demás partes quedan de responsabilidad del resto del mundo. Ya no basta acusar a los norteamericanos que dilapidan recursos, degradan el medio ambiente y son arrogantes y dominantes. La pregunta poco cómoda de Obama reza: Nosotros hacemos nuestra parte, ¿qué hacéis vosotros?”

No solamente darse la mano

La Croix, París: “Más allá de la marcha triunfal de Obama, dos cosas fundamentales para el mundo han ocurrido estos días. Primero, un verdadero acercamiento entre Estados Unidos y toda Europa. Los norteamericanos escuchan lo que dicen los europeos y los ven como verdaderos socios. Y de este lado del Atlántico se terminó con la ideología gaullista de exigir autonomía a todo precio. La segunda buena noticia es el surgimiento de un eficaz liderazgo mundial. Pues, más allá de las a veces insuficientes medidas del G-20 y las algo poco sustanciosas promesas europeas con respecto a Afganistán, los jefes de Estado y de Gobierno se reúnen para tomar realmente decisiones y no solamente para darse la mano.”

El mundo con el que todos soñamos

Nepszava, Budapest: “La mayor fortaleza de Obama es ser eficiente con la mayor modestia. En la cumbre de la OTAN halagó a los socios de la alianza y alabó el compromiso de cada uno de ellos en Afganistán. ¿Quién puede no decir si pide cortésmente más de ello? En Praga se lo recibió como una verdadera estrella pop. En su discurso esbozó un mundo con el que todos soñamos. Si logra convencer a los restantes gobernantes del mundo con su simpatía, el desarme nuclear quizás pueda transformarse realmente en realidad. Obama vino, vio y venció en Europa. También en el Viejo Continente probó que la política de la arrogancia de George W. Bush ya no es más que un mal recuerdo.” PK/JOV/dpa

DW recomienda