1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Veteranos de guerra olvidados

Tras 20 años de operaciones de la Bundeswehr en el extranjero, ha surgido en Alemania una joven generación de veteranos de guerra. Luchan por mayor reconocimiento social y contra la carga negativa del término “veterano”.

La escena parece amenazadora: casi 100 motoristas conducen en un crepitante convoy que atraviesa la capital. No llevan los acostumbrados símbolos de algún club rockero. En su lugar, visten prendas verdes o de camuflaje, portan un símbolo de grandes "V" rodeadas por coronas doradas de laurel.

Son veteranos europeos, que exigen más derechos y homenajean a sus camaradas muertos bajo el lema de "gone but not forgotten" (en español: "caídos pero no olvidados"). Esta manifestación de inicios de mayo en Berlín se convirtió en la primera campaña pública con participación de exsoldados de la Bundeswehr (las fuerzas armadas alemanas). "Por primera vez fuimos visibles, y eso fue un hermoso sentimiento para muchos de nosotros", dice Christian Bernhardt.

Soldados de la Bundeswehr en Afganistán.

Soldados de la Bundeswehr en Afganistán.

Bernhardt, de 35 años, fue soldado y es ahora vicepresidente de la Asociación de Veteranos Alemanes, coorganizadora de la marcha motorizada. Poco antes del inicio de la segunda Guerra de Irak en 2003, estuvo estacionado en Kuwait, donde debía proteger a la población contra ataques con armas químicas y biológicas. "No había ningún refugio adecuado. Andábamos con trajes protectores y el Ejército iraquí nos disparaba". Tras su regreso, los médicos le diagnosticaron un trastorno por estrés posttraumático.

Operaciones de la Bundeswehr en el extranjero

La Bundeswehr participa desde hace 20 años en operaciones en el exterior, como la de Irak. Desde entonces, Alemania ha vuelto a tener “veteranos”. Muchos regresan sanos. Algunos, con importantes daños físicos o psíquicos. La Asociación de Veteranos Alemanes quiere representar sus intereses. Pero no es una tarea fácil. Muchos alemanes siguen experimentando escalofríos cuando oyen palabras como “soldados”, “guerra”, “veteranos”, “honor”.

Thomas de Maizière, ministro alemán de Defensa, ha redefinido el término veterano.

Thomas de Maizière, ministro alemán de Defensa, ha redefinido el término "veterano".

Stefan Paris, vocero del ministerio de Defensa, lo confirma: "Aparecen enseguida imágenes sombrías de la Wehrmacht (las fuerzas armadas de la Alemania nazi), el Tercer Reich, las viejas camaraderías". También el ministerio se ha propuesto reforzar los derechos de los veteranos de guerra en Alemania; eso sí, sin que a exmiembros de la Wehrmacht o los escuadrones de las SS les pase por la mente que esto puede tener algo que ver con ellos.

Es por eso que el ministro alemán de Defensa, Thomas de Maizière, ha redefinido el término, de modo que sean considerados veteranos aquellos que han participado en una operación de la Bundeswehr en el extranjero y han cumplido su misión con honores durante su servicio activo.

Reconocimiento social y derechos

"Queremos que esos jóvenes soldados sean reconocidos como veteranos de la Bundeswehr por haber prestado ese servicio", explica Stefan Paris. El ministro de Defensa ha sugerido también la posibilidad de fijar un día para honrar a los veteranos, pero la sugerencia no fue bien recibida en el Parlamento alemán.

Como sea, es apresurado debatir sobre más ayudas o apoyos, pues los veteranos alemanes están bien atendidos: "Cada soldado que ha servido en la Bundeswehr, tiene luego determinados derechos: los derechos de pensión, de apoyo para la inserción laboral y también de atención médica están bien regulados", asegura el vocero del ministerio de Defensa.

Christian Bernhardt, de la Asociación de Veteranos Alemanes, lo contradice: "La mayoría de los soldados tienen contratos temporales. La oferta oficial de la Bundeswehr está solo asegurada para los soldados en activo. Yo, como veterano sin estatus de activo, no puedo aprovecharla". La asociación quiere cambiar eso y exige un estatus legal aparte para los veteranos. Ello permitiría también recibir ayuda a aquellos soldados que sufren de trastornos postraumáticos décadas después de haber participado en una misión.

Con marchas de Pascua, pacifistas de las cuencas del Rin y el Ruhr se manifestan contra la participación de Alemania en guerras.

Con marchas de Pascua, pacifistas de las cuencas del Rin y el Ruhr se manifestan contra la participación de Alemania en guerras.

¿A quién le importa?

Otro punto álgido para la asociación está en el reconocimiento social, hasta ahora inexistente. Según una reciente encuesta del Instituto de Ciencias Sociales de la Bundeswehr, aunque la imagen de las fuerzas armadas entre la población alemana es mayormente positiva, la gente ignora olímpicamente esta discusión en torno a los veteranos.

La explicación está probablemente en el hecho de que los alemanes no han apoyado hasta ahora la mayoría de las intervenciones de la Bundeswehr en el exterior. Pues es un hecho que si el pueblo alemán pudiera decidir por voto directo la presencia de soldados alemanes en Afganistán, hace mucho que las tropas de la Bundeswehr se habrían retirado. Apenas un 38 por ciento de los encuestados aprueba actualmente la misión.

Homenaje ante el monumento a los caídos de la Bundeswehr.

Homenaje ante el monumento a los caídos de la Bundeswehr.

Christian Bernhardt, de la Asociación de Veteranos Alemanes, no acepta tales explicaciones: "No nos enviamos nosotros mismos a esas operaciones, sino el Parlamento. Y el Parlamento ha sido elegido por el pueblo. Pero los parlamentarios no se ocupan del tema porque con él no se ganan elecciones. Así que nos dejan el conflicto a nosotros".

Bernhardt y sus camaradas desearían el apoyo del Parlamento para fijar un día de homenaje pero, en últimas, lo harán también sin ellos. "Lo que no podemos es esperar diez años hasta que quizás los políticos se decidan a establecer un día oficial para los veteranos. Lo haremos nosotros mismos", dice. La asociación planea repetir anualmente homenajes como el de la marcha de este mayo en motocicleta, siempre el sábado después del feriado religioso que conmemora la ascensión de Jesucristo al cielo.

Autor: Michael Hartlep / rml
Editor: Diego Zúñiga