1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Venezuela: incierto proyecto, pocos socios

La prensa alemana recogió el anuncio del presidente venezolano, de que congelaría relaciones con España y Colombia. ¿Qué hay detrás de este anuncio? DW-WORLD consultó a dos especialistas alemanes.

default

Los partidarios del presidente Chávez lo aclaman, pocos días antes del reféréndum

El anuncio del presidente venezolano, Hugo Chávez, de que congelaría relaciones con Colombia y con España se hizo presente en diversos medios alemanes. Con Colombia porque el presidente Alvaro Uribe anunció que prescindía de sus funciones como negociador con las FARC. Con España por el sonado “¿por qué no te callas? “ del rey Juan Carlos durante la Cumbre Iberoamericana en Santiago de Chile. ¿Cómo hay que entender estas declaraciones que al otro lado del Atlántico suenan muy serias?

DW-WORLD conversó al respecto con conocedores de la materia, del país y de la política del mandatario venezolano. El uno, el director de la oficina en Venezuela de la Fundación Friedrich Ebert, Kurt-Peter Schütt; el otro, Ingo Niebel, autor del libro Venezuela –"not for sale", quien como historiador y periodista ha estado varias veces en el país, también como observador internacional invitado por el Consejo Nacional Electoral de Venezuela.

¿Hielo o indecencia con España?

Las reacciones de la prensa a estas declaraciones no se hicieron esperar. Fuentes oficiales españolas ratificaron que no se trata, de ninguna manera, de una ruptura de relaciones o asunto semejante. ¿De qué se trata entonces? Se trata “de dignidad”, aseveró el presidente Chávez exigiendo disculpas del rey Juan Carlos.

A este respecto, las opiniones divergen: “no es manera de tratar a un jefe de gobierno”, dice Ingo Niebel. Por el contrario, Kurt-Peter Schütt opina, que este tipo de reacciones emocionales del mandatario venezolano son el pan de cada día y no tienen demasiado peso. Además, “Chávez ofende en serie todos los días, a medio mundo. Ante Naciones Unidas a Bush; ofende a los opositores, al cardenal de Venezuela; constantemente a los empresarios, a rectores de universidad… En esa medida, no veo un motivo para que el rey de España tenga que disculparse”.

Tampoco hay grandes motivaciones, en eso coinciden ambos análisis. Es una ilusión española aquellos de ser “la puerta de entrada de los países latinoamericanos para la Unión Europea”. La relación con la UE no es central. “¿Qué hay de concreto?”, cuestiona Shütt, y responde: “el petróleo no se envía a Europa, sino a Estados Unidos y a China. Las importaciones venezolanas provienen en buena parte de Estados Unidos. En ese sentido, la relación Unión Europea -Venezuela no es importante”. Dejando al lado los cientos de miles de españoles que residentes en el país caribeño, no hay intereses españoles por los que velar. Es decir, Venezuela y España podrían prescindir el uno del otro, sin problemas.

Chávez bajo presión

La motivación de este juego verbal del mandatario se debe, así Schütt a la gran presión a la que está sometido en este momento el proyecto de Hugo Chávez. El referéndum que decidirá sobre su reforma constitucional –que le permitiría ser reelegido- se encuentra a la puerta, y no está muy seguro del resultado. “Mucho depende de la participación electoral. Buena parte de la oposición no acudió a las últimas elecciones. Si eso cambia, y los electores acuden masivamente a las urnas, puede ser que esta reforma constitucional sea ganada estrechamente e incluso rechazada”, informa Schütt.

“El clima político en Venezuela se ha calentado una vez más por el referéndum “, acota Niebel, que ve en ello una manipulación de la oposición que “está provocando ciertos incidentes para ensuciar el resultado que vamos a tener el 2 de diciembre. Si tenemos en cuenta que el presidente Chávez fue elegido en el 2006 con aproximadamente el 60 por ciento de los votos y si hoy en día las encuestas hechas por medios afines al gobierno pronostican un 50 por ciento a favor de la propuesta constitucional de Chávez y un 37 por ciento para el no, veo que esencialmente en el país no ha cambiado nada”, opina Niebel, quien cree que el proyecto bolivariano del presidente Chávez incluye a un buen sector de la población, que había sido marginado hasta 1999. “Este referéndum es una etapa más en un largo camino hacia el “socialismo del siglo XXI”, recalca Niebel.

Siga leyendo: “Venezuela no está aislada. Pero, ¿se quedará sin socios?”

DW recomienda