1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Venezuela: descontento y voluntad de cambio

Expertos coinciden en que el gobierno de Nicolás Maduro pierde gradualmente respaldo, incluso dentro del chavismo. La situación económica no ayuda. "La escasez es generalizada", afirman.

Protestas de la oposición.

Protestas de la oposición.

Miles de venezolanos salieron a las calles a lo ancho y largo del país este sábado (30.05.2015) para respaldar a los dirigentes encarcelados Leopoldo López y Daniel Ceballos, que se encuentran en huelga de hambre demandando la libertad de presos políticos y la definición de una fecha para las elecciones parlamentarias previstas a fines de año.

"Venezuela está en tensa calma. La movilización de hoy fue mucho mayor de lo que se esperaba, parece que la gente está dispuesta a recurrir a cualquier mecanismo que permita demostrar el descontento y la voluntad de cambio. Si la situación sigue empeorando es prácticamente inevitable que la oposición se alce por primera vez con un triunfo electoral", afirma Benigno Alarcón, director del Centro de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello.

"El gobierno sigue sin respuesta alguna para resolver la crisis económica y social cada vez más agravante", afirma por su parte Benjamin Reichenbach, representante de la Fundación Friedrich Ebert (FES) en Venezuela. El experto coincide con Alarcón en que la unidad del gobierno se ha fracturado. "Las voces dentro del chavismo que critican fuertemente al gobierno de Maduro aumentan. El grupo Marea Socialista, una división reciente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que reclama ser el verdadero representante del chavismo, es expresión de este proceso".

Retrato del opositor alcalde de Caracas, Antonio Ledezma.

Retrato del opositor alcalde de Caracas, Antonio Ledezma.



Cuando la pobreza entra, el amor salta por la ventana

Alarcón recuerda que la inflación que viven los venezolanos es una de las más altas del mundo, a lo que se suma la escasez generalizada en productos de primera necesidad, medicamentos, insumos médicos y repuestos para maquinaria. “La escasez se encuentra a niveles insostenibles. Hay que hacer largas colas para comprar ciertos productos en centros controlados por el gobierno que se venden según el número final del documento de identidad. Es una situación de racionamiento que nunca habíamos vivido en Venezuela, lo que está afectando muchísimo los niveles de popularidad y de aceptación de Maduro", dice Alarcón. El experto se remite a una encuesta reciente publicada por su equipo. "Más del 80 por ciento de la población rechaza el gobierno de Maduro. Evidentemente no es sólo la oposición".

Por su parte, Reichenbach destaca que el descontento no se convierte en apoyo a la oposición fragmentada. "La única mayoría clara en la población venezolana en este momento son probablemente los llamados 'ninis', que no tienen confianza ni en el gobierno ni en la oposición". También para Reichebach la situación económica es parte del detonante del descontento popular y los pronósticos son preocupantes.

Simpatizantes de Leopoldo López.

Simpatizantes de Leopoldo López.



Riesgo de hiperinflación

"Distintas estimaciones vaticinan en 2015 una inflación de entre un 100 por ciento hasta una hiperinflación de hasta un 50 por ciento mensual. La escasez de dólares se refleja en la subida vertiginosa del cambio paralelo del dólar en el mercado negro. El cambio oficial sigue en 6,30 bolívares por dólar y el paralelo ha saltado hasta los 400 bolívares. Por otra parte, las medidas de control al acceso de divisas y productos de importación contribuyen a una informalidad cada vez más profunda de la economía venezolana", apunta el representante de la FES.

Mientras que los ricos optaron por emigrar del país, el resto de la población sufre la escasez de productos de importación, "lo que se refleja gravemente en el sector de la salud. Los hospitales carecen de equipo básico como agujas, vendajes, equipo y medicamentos".

Para Benigno Alarcón no hay ninguna razón legal ni técnica que explique por qué el Consejo Nacional Electoral (CNE) no ha fijado aún una fecha para las elecciones parlamentarias previstas a fines de año. "El CNE está integrado por cuatro damas y un hombre que responden al partido gobernante, varias de ellas han sido militantes del partido y se presume que la razón por la cual no pueden fijar la fecha es porque los números para ir a los comicios no son favorables para el gobierno". Sin embargo, el experto aclara que no hay forma de posponer la fecha más allá de este año, por lo menos no constitucionalmente. En enero los diputados de la Asamblea Nacional cesan sus funciones por mandato Constitucional.

DW recomienda