Venezuela busca remedio para sus males | América Latina | DW | 16.05.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Venezuela busca remedio para sus males

El hecho de que tengan lugar elecciones presidenciales adelantadas este 20 de mayo despierta pocas esperanzas de cambio en Venezuela. El país caribeño está sumido en una de las peores crisis económicas de su historia.

Desde que declaró su independencia de España, en 1810, Venezuela ha atravesado numerosas crisis político-institucionales; pero la que hoy la sacude parece ser la peor de su historia por sus implicaciones económicas y, en consecuencia, sociales. El discurso anticorrupción de la “Revolución Bolivariana” no impide que funcionarios chavistas oculten miles de millones mal habidos en paraísos fiscales. La cotización del petróleo va en aumento, pero la producción de Venezuela mengua considerablemente. La devaluación del bolívar –la moneda local–, la hiperinflación y la escasez de dinero efectivo asfixian a las industrias, a los comercios y a los ciudadanos.

Aún quienes sobreviven con sus sueldos tienen dificultades para conseguir alimentos, medicinas o repuestos automotrices debido a la contracción de las importaciones, que se acentuó aún más en 2017. Cuando el Gobierno venezolano no niega la carestía, se la atribuye a la caída de los precios del crudo, a las sanciones económicas que Estados Unidos le impuso y al hecho de que el mercado financiero internacional le haya cerrado las puertas. Sin embargo, ese grado de escasez no se padece en otros países exportadores de “oro negro” y ya se sentía en Venezuela antes de que Washington tomara las medidas punitivas en cuestión.

Venezuela Präsidentschaftskandidat Henri Falcon (picture-alliance/AP/A. Cubillos)

El candidato presidencial Henri Falcón propone la dolarización de la economía.

Elecciones controvertidas

Analistas apuntan a una excesiva dependencia de la renta petrolera y al férreo control de cambio de divisas como el origen de muchos de los males que aquejan a la economía venezolana. A excepción de los aliados del hombre fuerte de Caracas, Nicolás Maduro, el resto del mundo describe lo que ocurre en la nación sudamericana como una verdadera catástrofe. Y el hecho de que allí tengan lugar elecciones presidenciales adelantadas este domingo (20.5.2018) despierta muy pocas esperanzas de cambio. Los comicios en sí han sido criticados duramente por las democracias occidentales.

“Las elecciones de este 20 de mayo fueron convocadas por la Asamblea Nacional Constituyente, una institución que no tiene potestad para ello y que fue creada en circunstancias reñidas con la Carta Magna. Por otra parte, Henri Falcón y Javier Bertucci, los políticos que se promocionan como candidatos opositores, han tenido vinculaciones con el régimen chavista. Maduro no tiene verdaderos rivales. Estos comicios no pasan de ser un montaje, puro teatro. Lo que sí es real es el sufrimiento que lleva a los habitantes de Venezuela a salir masivamente del país”, dice el politólogo Ivo Hernández, de la Universidad de Münster, en entrevista con DW.

Venezuela Nicolas Maduro (picture-alliance/dpa/Prensa Miraflores/F. Batista)

Nicolás Maduro aspira a la reelección.

Falcón versus Maduro

Según las encuestadoras, la verdadera contienda será protagonizada por Falcón, pese a la desconfianza que le tienen muchos antichavistas, y Maduro, a pesar de su impopularidad. Falcón aspira a que hasta los opositores más reacios lo respalden a última hora y Maduro, a que la oposición se mantenga dividida, como lo ha hecho desde el segundo semestre de 2017. Para ganar simpatías, Falcón ha prometido poner coto a la inflación dolarizando la economía y, según el economista Alejandro Márquez Velázquez, para no perder voluntades, Maduro ha apostado al temor de los más pobres a perder los pocos beneficios que les aporta su Gobierno.

“Aunque los sondeos de opinión sugieren que mucha gente rechaza la gestión del Ejecutivo, se estima que alrededor de la mitad de la población del país depende de los alimentos subsidiados para comer. Quienes los reciben son presionados para que vayan a las urnas y se ha denunciado que son obligados a demostrar que han votado por el oficialismo cuando salen de los centros electorales”, señala Márquez Velázquez, docente en la Universidad Libre de Berlín. Tras gozar de poderes especiales durante varios años para sanear la economía nacional, Maduro jura que ahora sí la salvará; pero la credibilidad no parece estar de su lado.

La promesa de la dolarización

“Maduro acuñó una criptomoneda, el petro, creyendo que ésta le permitiría obtener divisas y ese experimento fracasó como fracasaron también sus reformas del sistema cambiario. La variable que amerita intervención para interrumpir el ciclo de hiperinflación es el tipo de cambio. Y yo creo que, a corto plazo, la propuesta del candidato Falcón de frenar la inflación mediante la dolarización de la economía puede funcionar. La sostenibilidad de esa medida es debatible porque no se sabe si favorece a un petroestado como Venezuela, que necesita diversificar sus productos de exportación a mediano plazo”, sostiene Márquez Velázquez.

Hernández, el catedrático de Münster, disiente.“Desde que se impuso en 2003, el sistema de otorgamiento discrecional de divisas le ha dado pie a la corrupción y a distorsiones económicas trágicas. Los beneficiarios, las personalidades y empresas cercanas al oficialismo, han contribuido a desfalcar el erario público. Pero, a mis ojos, el problema más serio es que Venezuela ya no produce lo que solía llenar sus arcas de divisas y el crudo que produce sólo le sirve para pagar deudas. Tanto Maduro como Falcón se equivocan al no atreverse a nombrar el elefante rojo en el cuarto, el problema más grande del país: la quiebra inminente de PDVSA”, dice.

Evan Romero-Castillo (jov)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda