1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Venció Zapatero a Rajoy en segundo debate, dicen encuestas

A falta de seis días para las elecciones generales en España, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero se erigió hoy como ganador del segundo y último cara a cara en televisión frente al conservador Mariano Rajoy. Fue un debate intenso y bronco que vivió sus momentos de máxima tensión cuando los dos candidatos hablaron de terrorismo y, en menor medida, de inmigración.

A punto de cumplirse cuatro años del 11-M, los atentados islamistas que tres días antes de las elecciones de 2004 mataron a 191 personas en Madrid aparecieron en un debate que se considera decisivo de cara a las elecciones del domingo 9 de marzo en España por el alto porcentaje de indecisos, en torno al 30 por ciento.

Los sondeos dados a conocer por los medios españoles al finalizar el duelo apuntaron a una victoria clara de Zapatero, en un día en el que las encuestas electorales publicadas horas antes le otorgan una ventaja de entre cuatro y 5,5 puntos el próximo domingo en las urnas.

La encuesta del Instituto Opina para la cadena de televisión privada Cuatro indica que el 50,8 por ciento de los telespectadores considera vencedor a Zapatero, frente al 29 por ciento que opina lo mismo de Rajoy. La realizada por Invymarkse para la televisión privada La Sexta y el diario "Público" refleja que el 49,2 por ciento de los encuestados aprecia una victoria del actual presidente del gobierno, frente al 29,8 por ciento que ve como ganador a Rajoy.

El sondeo de Metroscopia que el diario "El País", cercano a los socialistas, adelantó en su página web apuntó a que un 53 por ciento considera ganador al jefe del Ejecutivo y un 38 por ciento, a Rajoy.

El terrorismo fue sin duda el tema en el que los dos candidatos se mostraron más alterados. El líder conservador acusó a Zapatero de haber ganado las elecciones de 2004 "por Irak y por el 11-M. "Y parece que quiere volver a ganarlas" por lo mismo, le espetó al candidato socialista.

Zapatero se comprometió a que su partido socialista (PSOE), "sea cual sea el resultado" del domingo, dijo, "apoyará al gobierno de España en materia antiterrorista sin condiciones", tras acusar a Rajoy y a su Partido Popular (PP) de haber utilizado el terrorismo con fines partidistas.

"Yo apoyaré al gobierno, si quiere luchar contra ETA. Yo apoyo la lucha contra el terrorismo pero no la negociación con terroristas", le replicó Rajoy en relación al malogrado proceso de diálogo con el grupo armado vasco, sobre el que le acusó de mentir.

La inmigración fue también materia de choque entre ambos, en un debate que resultó más ágil que el celebrado hace una semana y que, en medio de una gran expectación y una audiencia histórica, puso fin a 15 años sin cara a caras electorales en televisión entre los dos candidatos principales a unos comicios generales.

Ante las acusaciones de Rajoy de que la política del Ejecutivo de Zapatero respecto a la inmigración es insostenible, Zapatero defendió haberla basado en el diálogo con empresarios y sindicatos.

"No se puede permitir que haya españoles que pierden derechos sociales porque vengan extranjeros con un nivel más bajo de renta", llegó a decir Rajoy, en la línea marcada por él y su partido que, en la recta final de la campaña electoral, han endurecido su discurso sobre inmigración.

Zapatero ha promovido "una regularización masiva" criticada por la Unión Europea, dijo Rajoy. "Usted no es consciente del problema de la inmigración", le dijo, y reiteró su deseo de expulsar a los inmigrantes que delincan, "aunque lleven cinco años en España". El líder socialista defendió por su parte que está a favor de la inmigración "legal, con contrato y con integración".

El debate estuvo plagado de interrupciones y acusaciones mutuas, principalmente la de haber mentido a los españoles que esgrimieron ambos en varias ocasiones.

Respecto a la economía, otro de los grandes temas de esta campaña electoral en España, Rajoy insistió en lo que considera una situación preocupante, al no estar preparado el país para la desaceleración global. "Hay una mayoría de españoles que no lo están pasando bien", dijo, y la situación de las familias es ahora peor que hace cuatro años.

Zapatero, por su parte, se comprometió a crear dos millones de empleos nuevos, 1,2 millones de ellos para mujeres, y a elevar las pensiones y el salario mínimo. El PP, dijo, siembra el "catastrofismo" para ganar votos.

En una campaña electoral que se está desarrollando al más puro estilo presidencialista, Izquierda Unida (IU), el Partido Nacionalista Vasco (PNV) y los nacionalistas catalanes de Convergencia i Unió (CiU) trataron hoy sin éxito de que el Tribunal Supremo suspendiera el debate, argumentando que vulnera los principios de pluralidad y neutralidad de los medios de comunicación.