1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Valls defiende un proyecto político basado en la reforma europea

El candidato a las primarias socialistas para las elecciones presidenciales francesas defiende el control de fronteras y una política económica más expansiva y proteccionista.

El ex primer ministro francés y candidato a las primarias socialistas Manuel Valls presentó este martes su proyecto político, cuya "prioridad" es la reforma de la Unión Europea. "Ha llegado la hora de pasar la página de la inocencia", indicó el aspirante, para quien la UE debe afrontar sus responsabilidades en materia de seguridad e inmigración y "recuperar el pleno control del espacio Schengen y de las fronteras exteriores".

El candidato a las primarias socialistas, que se celebrarán el 22 y 29 de enero, añadió que hasta que no se haga esta reforma es indispensable frenar cualquier ampliación y consideró que Turquía, pese a ser un socio esencial, "no debe ni puede integrar la Unión Europea". Valls quiso dar respuesta a la "crisis de identidad" que a su juicio sufre Europa con una "conferencia de refundación" que deberá crear las condiciones de un consenso "indispensable" para la supervivencia del proyecto europeo.

'Una República fuerte. Una Francia justa'

Sus propuestas, desgranadas en cincuenta páginas y resumidas por el lema "Una República fuerte. Una Francia justa", subrayan tanto la necesidad de reforzar el papel de los parlamentos nacionales en los asuntos europeos como la de suprimir "todas las cargas inútiles" que pesan sobre las pequeñas y medianas empresas. También incluyen la creación de un salario mínimo europeo y una mayor defensa de las empresas comunitarias frente a la competencia desleal o a la violación de las reglas sociales y medioambientales. Además propugna una política económica expansiva en la que, afirma, mantendrá el objetivo del déficit por debajo del 3% anual, pero no intentará reducirlo más.

Entre aplausos, el ex primer ministro no renegó de su pasado en el Ejecutivo pero reivindicó su derecho a trazar un nuevo camino, y reafirmó su convicción de que, pese a los pronósticos de las encuestas, la izquierda "debe ganar" en las presidenciales de abril y mayo, porque "Francia necesita progreso y justicia social". Los sondeos vaticinan que Valls obtendría la victoria en las primarias socialistas, pero que no llegaría a la segunda vuelta en las elecciones.

LGC (EFE/Reuters)

DW recomienda