1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Vía libre para los refugiados hacia Suecia

Desde hace días, refugiados iraquíes y sirios que tratan de llegar a Suecia bloquean trenes y autopistas en Dinamarca. Más de 3.200 procedentes de Alemania han llegado al país desde el domingo.

La crisis de los refugiados que preocupa a Europa desde hace meses y se ha intensificado en las últimas semanas afecta ya a Dinamarca. Las autoridades del país han anunciado la llegada de unas 3.200 personas desde el domingo procedentes de Alemania. El miércoles (09.09.2015), el gobierno danés se vio obligado a cortar el tráfico de la autopista E45 que une Alemania con el suroeste del país. La razón: unos 300 refugiados sirios pretendían llegar a algún puerto o estación de ferrocarril del norte del país en el que poder embarcar con destino a Suecia. “Estamos intentado convencerles de que es mala idea caminar por una autopista”, explicó a la agencia Reuters un portavoz policial.

Algo parecido ocurrió por la noche en la ciudad de Rodby, en la isla danesa de Lolland. Hasta allí llegaron durante el día cientos de personas procedentes de la isla de Fehrmarn que, ante la petición de la policía de que abandonasen los trenes en los que viajaban para ser registrados como solicitantes de asilo, se negaron a hacerlo por miedo a que esto les perjudique en posteriores procesos de asilo en países como Suecia. Horas más tarde, la policía permitió que 240 personas continuaran su viaje hacia el norte.

A pesar de que el gobierno danés ha tratado de canalizar el problema hacia Suecia, desde Estocolmo le han recordado que la normativa de Dublín –que regula la política de asilo en la UE- obliga a los países a registrar a las personas que entren irregularmente en su territorio y hacerse cargo de ellas. Sabedores de las trabas burocráticas que implican los procesos de asilo en Dinamarca, los refugiados tratan desesperadamente de llegar a Suecia, uno de los países de la UE que más concesiones de asilo otorga.

Dänemark Kliplev Autobahn Flüchtlinge

Centenares de refugiados bloquearon la autopista E45 que une Alemania con el sur de Dinamarca.

A vueltas con las cuotas

“No podemos detener a extranjeros que no busquen asilo y que no puedan ser expulsados rápidamente”, explica el jefe de la policía nacional danesa, Jens Henrik Hojbjerg. El mayor problema del drama de los refugiados en Europa es la burocracia. Los países se pasan la pelota unos a otros con el fin de minimizar el impacto social y económico que supone ofrecer asilo a tantas personas. “Parece ser que el gobierno ha renunciado a gestionar la situación. Se ha conformado con la falta de control, lo que es muy insatisfactorio”, dijo ayer un portavoz del partido popular danés.

A pesar de las quejas de los representantes políticos, la organización Base de Datos de Información de Asilo (AIDA, por sus siglas en inglés) ha publicado hoy (10.09.2015) un informe en el que sugiere que éstas crean alarma social. "Las continuas y dramáticas informaciones de prensa sobre las llegadas a Grecia, Italia y en las fronteras del este de la UE crean la falsa apariencia de que Europa se está viendo inundada y de que la situación está dejando de ser manejable", apunta el informe.

Según cálculos de la Comisión Europea, unos 120.000 refugiados han llegado a Europa a través de Hungría -54.000-, Grecia -50.000- e Italia -15.600- en los últimos meses. Teniendo en cuenta las cuotas adjudicadas el pasado mes de abril de 2015, la CE ha propuesto el siguiente reparto, del que quedarían excluidos esos tres países y los tres con derecho a excluirse de las políticas de Interior y Justicia de la UE (Reino Unido, Irlanda y Dinamarca): Alemania tendría que acoger a 31.443 personas, seguida por Francia -24.031-, España -14.931-, Polonia -9.287- y Holanda -7.214-. El reparto se basa en cuatro criterios ponderados de la siguiente forma: población (40%), PIB (40%), nivel de desempleo (10%) y esfuerzo previo de acogida (10%). Por cada refugiado acogido, el Estado de destino recibirá 6.000 euros, lo que supone un gasto total de 780 millones de euros para la UE.

Infografik Karte Flüchtlingsdrama im Balkan Spanisch

Esta es una de las rutas más transitadas por los refugiados en su camino al norte de Europa.

Según datos de la CE y ACNUR, la guerra de Siria ha provocado 7.600.000 desplazados dentro del país. Además, países vecinos como Turquía acogen refugiados desde hace meses. En su caso, son casi dos millones los que han llegado a territorio turco. En el caso del Líbano, la cifra asciende a 1.113.941, mientras que países como Jordania o Irak ya han aceptado la llegada de 629.266 y 249.463 personas, respectivamente.

Preocupación en Alemania

En Alemania, el vicecanciller Sigmar Gabriel ha informado que ya han llegado 450.000 de los 800.000 refugiados que el país espera recibir en 2015. El también ministro de Economía precisó que en lo que va de mes de septiembre, Alemania recibió 37.000 solicitantes de asilo. “La migración no se puede prohibir ni evitar”, dijo en su comparecencia ante el Bundestag –Parlamento federal alemán-. “Por eso recomiendo avanzar con urgencia también en Alemania el tema de una ley de inmigración”, añadió.

A pesar de la avalancha de solicitantes de asilo que recibe el país desde hace meses, el ministro quiso dejar clara la capacidad de Alemania para afrontar esta crisis sin necesidad subir impuestos ni de recortar prestaciones a los ciudadanos.

Syrische Asylanträge in Europa April bis März 2014 Spanisch

Gabriel y Merkel en un debate en el Bundestag.

Gabriel hizo un llamamiento a los representantes políticos, a los sindicatos y a los empresarios para que trabajen conjuntamente en la elaboración de un plan de formación para poder integrar, cuanto antes, a los refugiados en el mercado de trabajo. “Las oportunidades y los riesgos de la inmigración van de la mano”, recordó. Y es que un plan de ese tipo podría resolver uno de los principales problemas del mercado laboral alemán: la falta de personal cualificado. El ministro recordó que, en los próximos años, debido a los problemas de demografía que sufre el país, el déficit de mano de obra ascenderá a seis millones de personas, lo que supone una amenaza para el bienestar de la sociedad alemana.