1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Uruguay desmiente expulsión de funcionario iraní

El periódico Haaretz aseguró que Montevideo había expulsado del país a un diplomático por estar relacionado con la instalación de una bomba.

Un comunicado conjunto emitido este viernes (06.02.2015) por los ministerios del Interior y de Exteriores de Uruguay parece echar por tierra una versión de prensa que asegura que Montevideo expulsó del país a un funcionario de alto rango de la embajada de Irán, sospechoso de estar involucrado en la instalación de un artefacto explosivo en las cercanías de la sede diplomática de Israel en la capital uruguaya.

La noticia, publicada por el diario israelí Haaretz, se refiere a los episodios ocurridos el 24 de noviembre de 2014, cuando se descubrió un maletín sospechoso en las inmediaciones de la exsede de la embajada de Israel en Montevideo, y el 8 de enero de 2015, cuando se halló un artefacto en las inmediaciones de la nueva sede diplomática. Según la policía, ambos casos se trataron de falsas alarmas.

Según Haaretz, que cita como fuente a un funcionario israelí de alto rango, el Gobierno del presidente José Mujica comunicó a Israel la expulsión del ciudadano iraní, que se produjo hace dos semanas, pero “eligió mantener un perfil bajo sobre este asunto”. Además, el semanario Búsqueda informó el pasado 22 de enero que el caso había hecho saltar las alarmas del servicio de inteligencia israelí, por lo que algunos agentes viajaron desde Buenos Aires a Montevideo para reunirse con autoridades locales.

Mera coincidencia

“Los elementos de investigación llevados adelante por el Ministerio del Interior no arrojaron prueba alguna respecto a la participación de un funcionario de la embajada de Irán”, dice el comunicado del gobierno uruguayo. En el primer episodio, una filmación constató la presencia de un automóvil con matrícula diplomática perteneciente a un funcionario de la Embajada de Irán en las inmediaciones de donde apareció el maletín sospechoso.

El embajador de Irán fue llamado a consulta por la cancillería, pero el hecho fue considerado como una coincidencia ya que el funcionario había ido a una consulta médica en la zona. El diplomático culminó su período de funciones y regresó a Irán el 7 de diciembre. En el segundo caso no hay evidencia que incrimine a ninguna persona de haber colocado el artefacto sospechoso, dijeron las autoridades uruguayas.

DZC (Reuters, EFE)