1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cine

UPA, una película hecha en casa

UPA, "Una película argentina" participó en el Frauen Film Festival de Colonia. La cinta retrata los obstáculos a los que se enfrenta un equipo de producción al realizar una película con recursos económicos mínimos.

default

Tamae Garateguy y Camila Toker.

En Argentina el dinero es escaso y sobretodo cuando se trata de financiar un proyecto cinematográfico. La solución es recurrir a los fondos de apoyo de cine en el extranjero. La trama de UPA gira en torno a una productora, un director y una actriz que quieren hacer una película con sólo 5.000 euros obtenidos de un fondo europeo. En tono de sátira la cinta nos muestra lo que sucede tras bambalinas; desengaños, tropiezos, peleas, traiciones, guerra de vanidades y egos propias de una producción independiente que se hace entre amigos.

Los directores del filme son Tamae Garateguy, Santiago Giralt y Camila Toker, que a la vez son los actores principales de la cinta.

DW conversó con Tamae Garateguy, una de las directoras y actrices de la cinta.

DW-WORLD: ¿Es la primera vez que viajas a Europa?

UPA - Tamae Garateguy

Tamae Garateguy.

Tamae Garateguy: No, yo ya estuve varias veces en Europa pero mi primera vez en Alemania fue el año pasado cuando presentamos esta película en el festival de Mannheim. Es una ciudad que me gustó muchísimo, así como también el festival. Tengo ganas de seguir conociendo.

¿Qué trabajos has realizado hasta llegar al rodaje de UPA?

Como actriz protagonicé varias películas, pero básicamente trabajé como actriz cómica en teatro y televisión. Hace 5 años que trabajamos con Camila Toker, también directora y actriz de UPA, escribiendo guiones en dupla. Ahora justamente estamos trabajando en dos nuevos proyectos.

¿Por qué una película sobre como hacer una película?

Siempre contamos que nos conocimos en un workshop de desarrollo de proyectos que en español se llama "clínica". Ahí trabajas para mejorar tu proyecto de película y así lograr conseguir financiación. Pasaron los años y nos encontramos en varios workshops. Después de echar culpas por allí, y de reírnos por encontrarnos, tuvimos que hacer una especie de autocrítica y revisar los verdaderos motivos por los cuales no estábamos avanzando. Llegamos a la conclusión de que da mucho temor hacer la primera película, te diría terror pero en grupo es más fácil.

UPA - Tamara Garateguy, Santiago Giralt, Camila Toker und Hildegunn Waerness

Tamara Garateguy, Santiago Giralt, Camila Toker y Hildegunn Waerness.

Nosotros somos cuatro Camila, Eva, Santiago y yo. Nos dábamos ánimo y coraje, pero fundamentalmente, nos reíamos mucho de nuestros defectos y patetismos a la hora de querer hacer nuestras primeras películas. De ahí nació UPA! de la recolección de anécdotas propias y de otros y de personajes del mundillo del cine independiente.

¿Qué has aprendido al hacer esta producción?

Muchas cosas. Siempre decimos que fue como un master class de cómo hacer una película, porque hacíamos de todo allá en Argentina. En este tipo de películas la multiplicidad de roles es muy común y van desde hacer el catering, servir la comida, hacer cámara, buscar equipos, hacer arte, escribir y actuar. Por eso realmente aprendimos muchísimo. Pero lo que más valoro y que realmente nos enriqueció mucho fue trabajar en grupo. Todo lo decidíamos entre todos, desde lo que tiene que suceder en una escena hasta qué ropa tiene que usar un actor. Esta dinámica funciona mucho a la hora de hacer humor, al tirar un chiste o en la edición si nos parece gracioso a todos, entonces seguro que lo es. Reafirmamos el humor.

¿Qué destacarías de tu trabajo en UPA?

No se si destacaría algo particular, realmente hicimos todo juntos.

La película por lo que se ve fue rodada con los recursos que tenían a mano, como usar de locaciones las propias casas y a los amigos de actores. Es casi como las producciones que se hacen cuando se está estudiando cine. ¿Qué ventajas tiene hacer un cine casero?

Buenísima la pregunta! Tiene muchas ventajas en especial cuando no tienes dinero. En Argentina, filmar con lo que se tiene no es sólo de estudiantes, tiene que ver con una cuestión económica. Si no son proyectos que ganan premios internacionales, ¿quién te va a dar dinero para que produzcas tu opera prima? Pero de todas maneras las home made movies son más relajadas y proclives a la inspiración, estás más tranquilo. También es una ventaja si eres madre, puedes estar en tu casa y trabajar. Igualmente nos reímos del tema, hacemos el chiste de que como nos mudamos este año, tenemos locaciones nuevas para la próxima película.

¿Por qué se pusieron ustedes mismos de actores o fue por necesidad?

Camila y yo somos actrices y Santiago había estudiado actuación. Teníamos ganas de actuar y dirigirnos mutuamente. Más que presupuestaria fue una decisión de producción en cuanto a tiempos. Nosotros mismos para nuestra película estábamos disponibles siempre y además estábamos dispuestos a investigar, o sea a filmar sin guión

¿Es verdad que la única manera de hacer cine en Argentina para los cineastas jóvenes es obteniendo fondos europeos?

Si, es verdad. Totalmente.

En tu película se observa una preocupación por los problemas internos y emocionales que surgen en una producción ¿Qué tan importante son las relaciones interpersonales al momento de rodar?

UPA - Fotogramm

Son fundamentales y muy fuertes a la hora de embarcarse en la realización de una película independiente. En general con escasos recursos lo afectivo está siempre presente.

Siempre está en juego, quiero decir, cuando pones tu casa, tu ropa, tus cosas y pides favores a tu familia. Uno pone mucho de sí, del ámbito de lo personal. Son películas que se hacen con mucho esfuerzo y llevan muchos años.

¿Hasta qué punto esta película se puede considerar ficción?

Es pura ficción, los personajes son muy diferentes a nosotros mismos.

¿Cómo ha sido la recepción de tu película?

En nuestro país fue muy bien recibida. Especialmente en el Festival de cine independiente de Buenos Aires BAFICI, que fue nuestro público ideal. Además ganamos el premio a la mejor película de la competencia Argentina. La gente se ríe muchísimo, se ve que se sienten identificados

¿Es verdad que para obtener el apoyo de fondo cinematográficos en el extranjero las temáticas deben tocar siempre la pobreza o paisajes del tercer mundo?

Si, por mi experiencia es lo que Europa quiere ver de Latinoamérica. También las que tocan temas políticos.

¿Qué proyectos estás haciendo ahora?

Estamos con Camila Toker, mi socia, desarrollando dos proyectos. Uno de ellos de animación y otro de ficción llamado Corazones Adictos. Los dos proyectos son en la línea humorística.

Al momento de hacer una película ¿Qué es más importante, el presupuesto, los actores o la historia en sí?

Historia, actores, presupuesto. Lo ordenaría de esa manera.

¿Qué fue lo que más le impresiona al público al ver tu película?

Al principio el movimiento brusco de la cámara, después la tensión y la violencia contenida de la última escena.

¿Qué consejo le darías a los cineastas que no cuentan con recursos económicos para sus producciones?

Que las producciones se hagan en la medida de las posibilidades que tengan y no al revés.

DW recomienda