1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Unos 700.000 niños palestinos vuelven a clases en Gaza

Con dos semanas de retraso y en medio de las ruinas dejadas tras el ataque de Israel, la región intenta retomar la normalidad.

Dos semanas más tarde de lo estipulado en el calendario, este domingo (14.09.2014) unos 700.000 niños palestinos retornaron a clases, al darse inicio al año escolar en la Franja de Gaza, que se encuentra en ruinas luego de la invasión y bombardeos llevados a cabo por el Ejército de Israel. El Ministerio de Educación cifró en 150 el número de escuelas que resultaron dañadas durante los ataques.

“Estamos haciendo grandes esfuerzos para solucionar además el problema de los desplazados que buscaron refugio en las escuelas”, agregó la autoridad mediante un comunicado. Por su parte, la misión de la ONU para ayudar a los refugiados, UNRWA, informó que sus escuelas han comenzado a dar clases a excepción de los diez edificios en Beit Hanun, en el norte, donde aún se presta acogida a quienes quedaron sin hogar.

“Los intentos para convencer a los residentes desplazados para que se concentren en tres colegios y evacuen otros siete han resultados infructuosos”, afirmó Adnan Abu Hasna, portavoz de UNRWA, en cuyas aulas estudian unos 200.000 alumnos. La ministra palestina de Educación, Kwawla al Shakhshir, trató de llegar a la Franja, pero las autoridades israelíes le negaron el acceso.

Escenas de dolor

En el inicio de la jornada, se vivieron escenas dolorosas, como la protagoniza por Azhar, una niña de nueve años que leyó un poema dedicado a su padre, muerto durante los bombardeos. “Papi, qué puedo decirte, si un ‘te amo' no es suficiente” recitó la menor, ante los rostros surcados por las lágrimas de sus compañeros. Intentando recuperar el temple, la niña dijo a la agencia AFP que “hoy es el primer día de clases, estoy feliz”.

El día, que se vive como un pequeño paso en los intentos por recuperar la normalidad, tuvo también desafíos para los profesores, que deben bregar con los traumas generados por los ataques. “Escuchamos las experiencias de los niños. Algunas historias que cuentan son divertidas, otras nos hacen llorar. Les pedimos que hablen tanto como sea posible”, dijo el docente Rima Abu Khatla.

DZC (dpa, EFE, AFP)