1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Unión Europea condena pero no castiga a Rusia

La UE condenó reconocimiento por parte de Rusia de independencia de Abjazia y Osetia del Sur y pospuso negociaciones bilaterales hasta que Moscú no cumpla con retiro de tropas acordado.

default

Nicolas Sarkozy, presidente de Francia, preside la sesión extraordinaria sobre Rusia en Bruselas.

Estas son las decisiones de la cumbre extraordinaria de la UE en Bruselas. La Unión Europea llama además al resto de los países a evitar el reconocimiento de esas regiones. Los socios comunitarios reclaman además a Rusia que repliegue "de inmediato" la totalidad de sus tropas hasta las posiciones que tenían antes del estallido del conflicto a comienzos de agosto. El bloque se muestra dispuesto a participar en un "mecanismo internacional" que supervise los movimientos militares en Georgia.

La declaración también refleja la voluntad de la UE de intensificar su cooperación con Tiflis a través de ayuda para la reconstrucción, flexibilización de las condiciones de visado y el establecimiento de una "extensa zona de libre comercio" entre la UE y Georgia. Los 27 convocarán en breve una conferencia de donantes y nombrarán un enviado especial para el conflicto en Georgia, según el documento.

La “nueva” vieja política de Bruselas frente a Moscú

A pesar de la exigencia de Polonia, Suecia, los países Bálticos e incluso Gran Bretaña que pedían una posición más severa frente a las ambiciones expansionistas rusas, el pleno de los representes de los miembros de la Unión Europea reunidos en Bruselas, dirigidos por Francia, optó por no sancionar a Rusia, por ahora.

“No hay sanciones en la agenda de la UE”, dijo el jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, a DW-WELLE Radio en Bruselas. El español Solana explicó además, que lo que va a hacer Bruselas es “revisar las relaciones UE-Moscú y posponer las negociaciones del acuerdo bilateral planeado”. ¿Habrá entonces una verdadera “nueva” política de la Unión Europea hacia Rusia? Por lo pronto, no parece que eso vaya a suceder.

“No queremos afectar las relaciones comerciales de Bruselas con Moscú”, reconoce el mismo Solana. Rusia es el tercer miembro comercial más importante de la UE que depende fuertemente del suministro de combustibles de proveniencia rusa.

Putin en traje de batalla con felino:

Vladimir Putin mit betäubtem Tiger

Vladimir, el cazador

¿se burla de Bruselas?

En Moscú, por otra parte, la seriedad y urgencia de la cumbre extraordinaria de la Unión Europea, en Bruselas, quedó desplazada a un segundo plano. La atención fue copada por imágenes de Vladimir Putin ataviado con traje de camuflaje y acariciando una tigresa (en peligro de extinción) que previamente había adormecido con un dardo.

"Putin pone el collar al tigre", elogia el popular "Komosomolskaya Pravda" al primer ministro en su edición de este lunes. La escalada de tensión en la crisis del sur del Cáucaso quedaba así relegada a las últimas páginas. El mensaje es claro: Moscú responde con indiferencia a la cumbre en Bruselas.

El complejo ruso: “Queremos volver a ser grandes”

El viaje de Putin a una reserva natural en el lejano oriente ruso, a más de 6.000 kilómetros de Moscú, no podría ser una señal más clara hacia Europa, según los analistas: La orgullosa economía rusa no teme posibles sanciones comunitarias. ¿Sanciones? "No sería grave", cita el diario "Isvestiya" al "líder nacional" Putin.

Los políticos en Moscú esperan serenos mientras la UE debate el futuro de sus relaciones con la potencia energética. Rusia lleva tiempo confiando en la división entre los 27 en esta cuestión: "La UE es cautiva de sus complejos" o "La UE duda con sanciones", se mofa en sus titulares el diario "Nessavisimaya Gaseta”.

En todo caso, el presidente Dmitri Medvedev volvió a negarse a retirar el reconocimiento de la independencia de Abjazia y Osetia del Sur, las regiones independentistas de Georgia. Rusia frenó el "genocidio" perpetrado por Tiflis contra surosetias y abjazos, insiste el Kremlin. "Queremos volver a ser grandes", fue la formulación encontrada por el diario "Novye Isvestiya" para describir el sentimiento generalizado de no querer aceptar más órdenes de Occidente.

Los georgianos esperan que el mundo escuche su mensaje

Deutschland Georgien Russland Protest vor Botschaft in Berlin

Manifestación contra incursión rusia en Georgia frente a embajada de Moscú en Berlín el 30 de agosto de 2008.

Más de un millón de georgianos de toda la ex república soviética protestaron el lunes contra la acción militar rusa y el respaldo del Kremlin a dos regiones separatistas del país. Los manifestantes, muchos ondeando la bandera georgiana roja y blanca, se tomaron de las manos en la capital, Tiflis, en una "cadena humana" que marchó a través de la ciudad bajo un cielo nublado. Banderas flameaban desde los balcones y los manifestantes cantaban "¡Larga vida a Georgia!" y "¡Detengan a Rusia!".

"Hoy podemos decir que Georgia no está sola, porque todo el mundo está junto a nosotros", dijo el presidente Mikheil Saakashvili a la multitud en la Plaza Libertad de Tiflis. "Es un día de unidad", dijo la artista georgiana Natela Zarandia quien agregó que "queremos mostrarle al mundo que el pueblo georgiano no tiene miedo de nada, y espero que el mundo escuche nuestro mensaje".