Una tabacalera condenada a pagar 23.600 millones de dólares a la viuda de un fumador | Salud | DW | 20.07.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Salud

Una tabacalera condenada a pagar 23.600 millones de dólares a la viuda de un fumador

"El jurado quería enviar el mensaje de que las tabaqueras no pueden continuar mintiendo a los estadounidenses", dice su abogado. Reynolds Tobacco anuncia que recurrirá una sentencia, para ella, "excesiva e inadmisible".

La segunda mayor tabaquera de EEUU, RJ Reynolds Tobacco, ha anunciado que recurrirá la condena que le obliga a pagar 23.600 millones de dólares (unos 17.500 millones de euros) a la viuda de un fumador que murió de cáncer de pulmón, según informaron hoy medios locales.

La indemnización es "gravemente excesiva e inadmisible bajo las leyes estatales y constitucionales", dijo el vicepresidente de la compañía, J. Jeffery Raborn, en un comunicado. Hace apenas cinco días, la empresa anunció que compraría Lorillard, otra de las grandes tabacaleras estadounidenses, por 25.000 millones de dólares.

Jurado popular

Un jurado de Florida (sur) falló anoche a favor de Cynthia Robinson, que en 2008 entabló una demanda en nombre de su esposo fallecido, Michael Johnson, contra el fabricante de conocidas marcas de cigarrillos, como Camel o Winston. Uno de sus abogados, Christopher Chestnut, aseguró que "el jurado quería enviar el mensaje de que las tabaqueras no pueden continuar mintiendo a los estadounidenses".

El veredicto impuso a la compañía el pago de una indemnización de 17 millones de dólares (12,5 millones de euros), a los que sumó los 23.600 millones en concepto de "daños provocados", en una de las sentencias más cuantiosas dictadas contra una empresa de tabaco en EEUU. El juicio, que duró cuatro semanas, concluyó ayer en Jacksonville, al noreste de Florida.

El caso se produce después de que el Tribunal Supremo de Florida rechazase en 2006 una demanda colectiva por 145.000 millones de dólares, pero sentenciase que los fumadores y sus familias sólo necesitan demostrar su adicción y que el consumo de tabaco causó su enfermedad o muerte.

LGC (EFE / Reuters)