1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Una silla juega una mala pasada a Merkel en la ópera

La canciller alemana, Angela Merkel, cayó ayer (25.07.2015) al suelo durante un entreacto de la ópera Tristán e Isolda, que inauguró el Festival de Bayreuth, al romperse la silla en la que iba a sentarse. Esa fue la razón de su caída y no un desvanecimiento, según había informado en un primer momento el diario Bild. El popular periódico, que anoche difundió, al igual que otros medios, el presunto mareo de la canciller, aclaró hoy en su edición digital el malentendido y explicó que todo se debió a la mala suerte.

Según relata hoy Bild, durante la pausa la canciller se encontraba junto a sus acompañantes en el restaurante de la ópera, cuando la silla en la que iba a sentarse se quebró y ella se deslizó debajo de la mesa. Tras el consiguiente momento de confusión, Merkel recibió una nueva silla y continuó sin problemas el descanso antes de regresar al palco junto a su marido, Joachim Sauer, para asistir al segundo acto de la ópera, como el resto de aficionados de Wagner que un verano más se dieron ayer cita en Bayreuth. El Bild había informado en un primer momento de que la jefa del Gobierno había perdido durante dos minutos el conocimiento en la primera pausa de la ópera wagneriana, recordando que no era la primera vez que le ocurría. En diciembre de 2014, Merkel se mostró descompuesta durante una entrevista con la televisión pública, que reanudó tras un breve descanso.

El Festival de Bayreuth, que se prolongará hasta el 28 de agosto, quedó inaugurado ayer por la tarde con la interpretación de la ópera Tristán e Isolda, dirigida musicalmente por Christian Thielemann y escénicamente por Katharina Wagner, la bisnieta del compositor. Merkel, admiradora de la música de Wagner, acudió al evento, como es su costumbre, acompañada por su marido, luciendo un traje azul turquesa y saludando de visible buen humor a los centenares de curiosos que aguardaban a la entrada y que la recibieron con aplausos. (efe)