1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

“Una propuesta justa de Turquía"

La crisis de refugiados hace posible un acercamiento entre Atenas y Ankara. Ambos países se beneficiarían de una cooperación. La exclusión es el camino equivocado, dice el experto Gerald Knaus.

DW: Turquía se ha ofrecido a aceptar nuevamente a refugiados provenientes de Grecia si la Unión Europea (UE) toma, a cambio, un refugiado sirio de Turquía por cada refugiado redimido. ¿Cómo califica usted esta oferta?

Gerald Knaus: Esa es una propuesta justa de Turquía. Es importante implementar esta propuesta conforme a las leyes griegas y compatibles con la UE. En ellas se establece que los refugiados que llegan a islas griegas, en realidad, pueden ser enviados de vuelta a Turquía, si Turquía está dispuesta a aceptarlos. Sin embargo, esto sólo funciona si no han hecho una solicitud de asilo. Y todos tienen derecho a presentar una solicitud de asilo individual. Si los refugiados piden el asilo, entonces este puede ser tratado con rapidez. Y este es el caso, como argumentan otras personas. Al mismo tiempo es evidente que, con más reformas y el apoyo financiero de la UE, todavía se puede hacer mucho en Turquía para continuar mejorando las condiciones de los refugiados en el país. Pero sin duda, las condiciones de los refugiados en Grecia actualmente son peores que en Turquía.

Si la UE muestra una voluntad de compromiso con respecto a Turquía, ¿habrá presiones desde Ankara?

Cuando se trata de los refugiados, la sugerencia de que Turquía está tratando de chantajear a la UE es bastante descarada. Turquía es el país que ha recibido el mayor número de refugiados. Mucho más que cualquier otro país de Europa. Y al mismo tiempo, la UE quiere que Turquía conserve a los refugiados. Si Turquía pide ayuda financiera y el apoyo requerido de la UE, que tiene un interés en que se queden en el país, entonces eso no es chantaje. Sobre todo si tenemos en cuenta que Ankara exige el dinero extra para el año 2018.

Milica Delević

Gerald Knaus dirige la organización "Iniciativa Europea de Estabilidad" (ESI)

¿Cuál es la estrategia de Turquía en este proceso a mediano y largo plazo?

Creo que Turquía tiene dos objetivos: una es en cuanto a la cuestión de los refugiados, no dejarlos solo con el problema, porque se espera que habrá más refugiados. Esto debido a que Turquía quiere estar seguro de que Europa no los abandonará y además que no les ayude tan poco, como entre 2011-2015. El segundo objetivo de Turquía es que quieren estar en buenas relaciones con Alemania. Turquía tiene un interés especial en los países que tienen éxito en la UE, los cuales se oponen a una política de refugio islamofóbica y la retórica contra los musulmanes, como Alemania.

¿Cómo evalúa usted las posibilidades de la nueva alianza entre Grecia, Turquía y Alemania de oponerse a la política de aislamiento?

Sólo puedo esperar que con un acercamiento entre Alemania y Turquía se llegue a una mejoría en la relación. La condición para esto es, ciertamente, que Turquía, en lo relacionado a los derechos humanos, se oriente de nuevo a lo que hizo hace unos años atrás - es decir, reformas que fortalezcan los derechos humanos en lugar de debilitarlos. Eso se le tiene que recordar siempre a Turquía.

Los países candidatos para ingresar a la UE, en los Balcanes occidentales, han participado en el cierre de la frontera. ¿Qué significa esto para ellos?

Sin duda alguna, la idea de que se puede detener el flujo de refugiados a través de la disuasión y por medio de un muro en los Balcanes, es un desastre para los Balcanes desde todo punto de vista. Estoy muy seguro de que esto no tendrá éxito. Debido a que, habrá un enorme estimulo para los contrabandistas en mostrar una ruta distinta a los desplazados. Además, a esto se suma que Grecia será dejado de lado: aquí nace la pregunta si la forma en que Grecia es tratada por la Unión Europea es el trato que se espera como miembro.

El experto austríaco en temas del sudeste de Europa, Gerald Knaus, dirige la organización "Iniciativa Europea de Estabilidad" (ESI, por sus siglas en alemán) y cuenta con oficinas en Berlín, Bruselas, Estambul y Viena.


DW recomienda