1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Una identidad coreana

Durante la ocupación japonesa, Kim Soon-Sil nació como ciudadana de segunda clase en Corea del Sur. Hoy vive en Alemania, pero el pasado continúa presente en su vida.

“Se castigaba al que hablaba coreano“, cuenta Kim Soon-Sil. Como colonia bajo dominio japonés desde 1910, los niños estaban obligados oficialmente a hablar japonés. Vivían reprimidos en su propio país y solo se podía ser coreano de puertas adentro.

En comparación con otros, ella vivía en el seno de una familia acomodada. Su padre era economista y tuvo cierto éxito con su empresa exportadora de pescado. No tuvo que trabajar en la mina o en el campo para el país ocupante, pero sí cambiar su nombre para adaptarlo al japonés.

Manifestación en contra de Shinzo Abe por el 70 aniversario del fin de la guerra.

Manifestación en contra de Shinzo Abe por el 70 aniversario del fin de la guerra.

El 15 de agosto de 1945, cuando Tenno Hirohito reconoció oficialmente por radio la derrota de Japón tras la II Guerra Mundial, Kim Soon-Sil tenía 13 años. Recuerda que se alegraron mucho. Pero también de que tuvieron una sensación de miedo e inseguridad. “No sabíamos si ponernos de luto o alegrarnos. Ni siquiera sabíamos si eso estaba permitido”, recuerda.

En busca de una identidad

Después de 35 años bajo dominio japonés, de repente surgieron preguntas básicas. “¿Qué será de nosotros si Japón ha perdido la guerra? No lo sabíamos. Muchos ni siquiera tenían una identidad coreana ni tampoco sabían coreano”, aclara King Soon-Sil. Pero ella nunca dudó de su origen: “Siempre me sentí coreana porque éramos una familia fuerte y estable, y estábamos mejor que otros. La pobreza era un problema y pocos podían permitirse arroz y cereal”, continúa.

Tras la II Guerra Mundial, Kim Soon-Sil acabó la escuela superior y empezó a estudiar teología. Después de que Corea se separase de Japón, el destino le asestó otro duro golpe y se dividió en dos partes enfrentadas entre la influencia de EE.UU. y la URSS. En 1950 comenzó la Guerra de Corea, tres años de crueles enfrentamientos hasta que un alto el fuego acordado terminó con el conflicto, a la vez que cimentó la división que conocemos actualmente.

Rabia y desengaño

70 aniversario de la bomba atómica de Nagasaki en la II Guerra Mundial.

70 aniversario de la bomba atómica de Nagasaki en la II Guerra Mundial.

Aun así, ella consiguió finalizar sus estudios y ejercer como docente de coreano. Posteriormente pudo aprovechar sus conocimientos de japonés para trabajar como traductora y guía, hasta que en 1973 abandonó Corea del Sur con sus hijos para irse a vivir con su marido, que entonces vivía en Alemania. Concretamente a Frankfurt del Meno, donde ejerció como traductora y escritora, publicando trabajos relacionados con una temática constante: su hogar, el viejo y el nuevo, la guerra de Corea y los trabajadores coreanos en Alemania.

A día de hoy, el pasado bélico de su país y sus consecuencias todavía están presentes en su vida. Y por eso observa atentamente cómo Japón trata de superar el pasado. También en comparación con Alemania. Le impresionó enormemente cómo Willy Brandt se arrodilló en Varsovia en 1970. Pero en su opinión, el presidente japonés Shinzo Abe evitó una petición expresa de perdón en su discurso del 70 aniversario de la capitulación de Japón, animando además a las generaciones siguientes a no tener ese sentimiento de culpa.

Dicho dicurso fue criticado por China y Corea, y para Kim Soon-Sil no es suficiente: “Los japoneses solo piensan en su papel como víctimas en Nagasaki e Hiroshima, pero no sobre lo que hicieron a otros pueblos que ocuparon como hiciera la Alemania nazi”, aclara. Para la presidente surcoreana, Park Geun Hye, el discurso de Abe también dejó mucho que desear, declaraba durante el aniversario de la liberación. Japón solo podrá recuperar la confianza de sus vecinos con “hechos honestos”.

Actualmente, Kim Soon-Sil mantiene contacto con japoneses en Alemania. Para ella no es problema, ya que en el contacto funciona en el plano personal. Pero el Gobierno japonés es algo distinto y eso sí le da rabia: “No es que sufra, pero lo que pasó me impide ser libre”, dice. Mientras no haya un reconocimiento de culpa por esa parte, continúa, las viejas heridas continuarán abiertas aunque pasen décadas.

DW recomienda