1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Un rayo de esperanza

Los comentaristas analizan hoy las negociaciones en el marco de la Ronda de Doha y su posible exitosa conclusión.

default

Sede de la OMC, en Ginebra.

Representar a la UE

HANDELSBLATT, Düsseldorf: "En una turbulenta sesión el sábado, una clara mayoría de los países de la UE decidió continuar con las negociaciones sobre la base de un compromiso, se escucha de círculos de las delegaciones. Especialmente Alemania se opuso a Francia y apoya el compromiso, se agrega. Alemania, como campeón mundial de exportaciones, se beneficia particularmente de una liberalización del comercio mundial. La masiva resistencia francesa es políticamente explosiva, porque Francia ejerce actualmente la presidencia de la UE. En ese papel, París debería moderar sus ambiciones políticas y pasar a representar realmente la opinión mayoritaria de los países de la UE.

Los bananos bajarán de precio

DE STANDAARD, Bruselas: "Los bananos bajarán de precio, el algodón también y próximamente más indios podrán ofrecer sus servicios en la UE. Además, los países ricos, si continúan siendo competitivos y no pierden la paciencia, podrán vender bienes industriales baratos en China, India y Brasil. Y el comercio entre y con los países en desarrollo aumentará, sobre todo en lo que respecta a África. Todo ello sucederá a más tardar el miércoles, si los 153 países de la Organización Mundial del Comercio llegan a un acuerdo para concluir exitosamente la Ronda de Doha."

La mayor distorsión mundial de la competencia

TAGES-ANZEIGER, Zúrich: "Las negociaciones en relación con la reducción de barreras comerciales en la sede de la Organización Mundial del Comercio (OMC) están en el filo de la navaja. Un fracaso de la Ronda de Doha es tan posible como un éxito en los próximos días. (…) Si la Unión Europea y los EE. UU. no hubieran sugerido estar dispuestos a realizar concesiones en cuanto a la reducción de las subvenciones y los aranceles agropecuarios, las negociaciones hubieran fracasado. No obstante, las dos grandes potencias económicas no pueden estar orgullosas de su papel. (…) El arsenal de los países ricos industrializados para proteger a sus agricultores, que cuesta miles de millones anualmente, es la mayor distorsión mundial de la competencia. Y roba a muchos países en desarrollo su única posibilidad de lograr un nivel mínimo de bienestar a través del comercio mundial."

Protección de los intereses nacionales

EL PAÍS, Madrid: Las negociaciones de Doha comenzaron en noviembre de 2001 para impulsar la economía mundial y ayudar a los países subdesarrollados a salir de la pobreza. Sólo en los últimos días, cuando su fracaso parecía inminente en la reunión de ministros de Comercio en Ginebra, una iniciativa de Pascal Lamy, director general de la OMC, parece haberlas encarrilado de nuevo en sus áreas cruciales de productos agrícolas y mercancías industriales. Se trata básicamente de las modalidades de acceso a los mercados, de la reducción de tarifas en numerosos productos.

Tradicionalmente ha sido la defensa de los intereses de los agricultores en los dos grandes bloques occidentales, la Unión Europea y Estados Unidos, lo que ha impedido un acuerdo comercial global. Ahora, sin embargo, es en EE UU donde las manifestaciones proteccionistas son más explícitas. Los candidatos presidenciales, en particular Barack Obama, manejan esa retórica electoralista de protección de los intereses domésticos, rentable en momentos como los actuales de marcadas dificultades económicas.

DW recomienda