1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

Un museo para el arte de discapacitados

Los Schlumper, una reconocida comunidad de artistas de Hamburgo, sueñan con crear su propio museo. A pesar de que son una institución en su ciudad, no encuentran patrocinador: son discapacitados.

default

"La Torre de Babel" de Karl Ulrich Iden

Los Schlumper en Hamburgo son ya una institución: un taller de artistas que reúne desde hace 25 años a creadores con diversas discapacidades. En pleno barrio de St. Pauli –el barrio nocturno y de “vida alegre” de Hamburgo-, mujeres y hombres entre los 20 y los 80 años producen carteles, portadas de discos, arte decorativo, fotografías. Y los venden.

Schlumper Screenshot

Página web de los Schlumper

Asistidos por pedagogos, los Schlumper –que significa algo así como a “los de Schlump”, la calle que vio nacer su asociación en 1984- las 22 plazas fijas de trabajo con que cuenta el taller son financiadas mayormente por la Oficina de Trabajo, Salud y Asuntos Sociales. El resto proviene de sus diversas fuentes de ingreso: cooperan, por ejemplo, con una escuela local con pedagogía integrativa y se encargan de diversos proyectos artísticos.

Hugo Rothenhäusler von Die Schlumper, einer Gruppe geistig behinderter Künstler aus Hamburg

Hugo Rothenhäusler trabaja en la Galería de los Schlumper

Obras en el sótano

En 25 años es mucho lo que han producido. 5000 obras se encuentran en las bodegas del taller. Para ellas, se trata ahora de lograr un museo propio. Este sueño, sin embargo, se ve lejano. Una vieja escuela, desocupada desde hace cinco años, se ofrece como lugar ideal; debido su mal estado son necesarios más de dos millones de euros para recuperarla y ponerla en funcionamiento.

Bilder von Die Schlumper, einer Gruppe geistig behinderter Künstler aus Hamburg

Una exposición en el Museo de Antropología de Hamburgo incluye obras de los Schlumper, octubre de 1999

Un buen concepto

“El museo no sería sólo para los Schlumper”, explica Rolf Laute, director artístico de la comunidad. “Se trataría de un museo único en Alemania, que ofrecería a artistas discapacitados y no discapacitados la posibilidad de hacer exposiciones temáticas. Un ámbito en el que se podría dejar claro que la calidad de un artista es independiente de su discapacidad”, asevera Laute. En su proyecto, este entusiasta director artístico prevé trabajo para sus Schlumper: que se encarguen de las visitas guiadas y de los cursos de arte, por ejemplo.

Por bien pensado que esté, el proyecto de esta comunidad singular se enfrenta a un gran problema: aunque se trata de artistas reconocidos y con todas las de ley, el arte de los discapacitados no es el “normal”. Y no encuentran una empresa que los quiera patrocinar.

DW recomienda