Un muerto dejan choques entre opositores y leales a Mursi | El Mundo | DW | 13.08.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Un muerto dejan choques entre opositores y leales a Mursi

Los hermanos Musulmanes denuncian que la policía disparó. En horas de la tarde los agentes usaron gases lacrimógenos. Hay también once heridos.

Los enfrentamientos entre seguidores y opositores del depuesto presidente Mohamed Mursi causaron al menos un muerto este martes (13.08.2013), de acuerdo a los reportes oficiales. La tensión en Egipto no deja de incrementarse, pese a los esfuerzos de una autoridad religiosa por conseguir una mesa de diálogo y a la decisión del régimen de no desalojar, todavía, el campamento de los Hermanos Musulmanes.

La víctima fatal es un miembro precisamente de ese grupo, quien recibió un disparo en la cabeza, al tiempo que al menos 11 personas quedaron heridas, según reportes de las fuerzas de seguridad. Miembros del grupo islamista acusan a policías de civil de haber efectuado disparos contra la manifestación.

Hubo al menos 11 heridos en las refriegas.

Hubo al menos 11 heridos en las refriegas.

La muerte puede enardecer más los ánimos entre los musulmanes, que protestan desde el 3 de julio por el restablecimiento en su cargo del presidente Mohamed Mursi, derrocado por un golpe de Estado de las Fuerzas Armadas, que avalan su actuación en las masivas protestas que desplegó la oposición.

¿Posibilidad de diálogo?

En horas de la tarde se produjeron también enfrentamientos en las calles de El Cairo, donde la policía intervino lanzando gases lacrimógenos para dispersar a los grupos que peleaban a pedradas. Residentes de las cercanías del campamento musulmán también participaron en la reyerta, lanzando botellas contra los acampados y llamándolos “terroristas”.

“No hay forma alguna de negociar, la única forma es restablecer a Mursi en el poder”, dijo Karim Ahmed, un estudiante que participaba en las manifestaciones. Un grupo de seguidores de Mursi intentó tomarse algunos edificios gubernamentales, pero fueron repelidos por las fuerzas policiales. La posibilidad de desalojar los campamentos islamistas ha sido descartada por ahora, en un esfuerzo del gobierno por evitar un baño de sangre que podría empeorar aún más la situación en Egipto.

La iniciativa de Al Azhar, una autoridad religiosa respetada por los bandos, pone alguna luz de esperanza en este proceso. Él intenta convencer a ambas partes de la necesidad de una negociación que permita superar la actual letanía política y evitar el colapso del Estado. Los Hermanos Musulmanes mostraron disponibilidad para el diálogo, pero bajo ciertas condiciones.

DZC (dpa, Reuters)

DW recomienda