1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

"Un gobierno recién elegido necesita tiempo para elaborar sus propuestas"

Entrevista con Yanis Varoufakis, ministro de Finanzas de Grecia: "No es un mal comienzo. Estamos de acuerdo en que, aunque todavía nos separa mucha distancia, debemos llegar a un acuerdo. Por el bien de Europa".

Deutsche Welle: El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, ha expresado abiertamente su escepticismo respecto a las medidas que usted tomó la semana pasada. Él cree incluso que Grecia avanza con ellas por el camino equivocado.

Yanis Varoufakis: Con todo el respeto hacia el ministro Schäuble, él todavía no conoce nuestras propuestas. Ni siquiera se han presentado aún al Parlamento griego. Lo que conoce es un resumen de nuestro programa electoral. Y él sabe que cuando se constituye una coalición, los programas políticos evolucionan. Me gustaría pedir a nuestros amigos alemanes y a nuestros socios europeos un poco de paciencia hasta que nuestro proyecto sea presentado. Entonces podrán criticarlo.

Entre las medidas que ha cuestionado Schäuble se encuentran la readmisión de miles de funcionarios despedidos y la suspensión de las privatizaciones.

No hemos detenido ninguna privatización. Vamos a presentar sobre el tema una propuesta, sin ser dogmáticos, analizando cada caso individualmente. En el del puerto del Pireo, por ejemplo, o el de los ferrocarriles, estamos muy abiertos a aceptar la privatización. Incluso con una participación razonable de inversiones extranjeras, que fortalecerían la competencia. Pero somos reacios a buscar soluciones rápidas en casos como el de la lotería estatal o de otras empresas importantes, que se malvenderían y luego, posiblemente, desaparecerían. Ahí todavía confío en nuestro poder de persuasión.

Su gobierno ha señalado recientemente que está dispuesto a negociar. Pero cuando se fija uno en la decisión del Banco Central Europeo del miércoles, parece ser que los europeos no están muy convencidos del rumbo que usted sigue.

El BCE es también nuestro banco central, como el de todos los miembros de la Unión Europea. Respetamos su independencia, pero también debe respetarse la nuestra. Nosotros no interferimos en su política monetaria, ellos no deben inmiscuirse en nuestra política económica o nuestra agenda de reformas. Queremos auténticas reformas estructurales que realmente ayuden, y hasta ahora no se han dado. El BCE nos ha puesto a nosotros y a nuestros socios bajo presión, por eso preparamos un nuevo programa para la reducción de la deuda. El BCE necesita tal programa, para ayudar a países como Grecia. Y nosotros, los políticos, estamos llamados a elaborarlo.

Usted ha planteado a sus acreedores muchas exigencias. ¿Qué puede ofrecerles?

Creo que no he planteado ninguna exigencia. Simplemente digo que un gobierno recién elegido necesita tiempo para elaborar propuestas que den solución a la crisis. Ni siquiera espero que se den por buenas, solo quiero disposición a discutirlas con nosotros.

Otros miembros de su Gobierno, como el ministro de Defensa Panagiotis Kammenos, critican a Alemania abiertamente por su preponderancia en Europa. Sin embargo, según usted, "Europa necesita una hegemonía alemana". Esto suena paradójico.

Mi postura con Alemania es bastante clara: Alemania es el mayor poder económico de Europa. Sin una Alemania fuerte, no puede haber una zona-euro fuerte. Cuando escribí el artículo al que alude, diferenciaba entre un liderazgo hegemónico y una supremacía autoritaria. Los Estados Unidos de América estabilizaron Europa en los cincuenta, ayudando a su crecimiento y prosperidad. Ejercieron un liderazgo hegemónico, fruto del cual son el Plan Marshall y la renegociación de la deuda. Eso necesita Europa ahora. Una especie de 'Plan Merkel'. Deberíamos movernos en esa dirección, en lugar de hacia la confrontación.

Un 'Plan Merkel' sería algo así como un Plan Marshall, ahora que pronto se quedará sin fondos. ¿De cuánto tiempo dispone usted?

No quiero especular sobre el tiempo que nos queda. No estoy dispuesto a seguir difundiendo el miedo. Estamos aquí para identificar coincidencias con nuestros socios. Y lo único que pedimos es que nos den algo de tiempo para que podamos asesorarnos y conseguir, en definitiva, lo mejor para la Unión Europea.

Señor Varoufakis, tiene usted ahora uno de los trabajos más complicados del mundo. ¿Por qué lo aceptó? Usted tenía una fantástica carrera como profesor universitario…

¡No tengo ni idea!