1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Un francés en Washington

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha cosechado críticas tras su primera visita oficial a Estados Unidos, especialmente por su declaración sobre la “eterna amistad franco-americana”.

default

Amor duradero.

La discreción de un tanque

Corriere della Sera, de Roma: “¿Quién le tema a Nicolas Sarkozy? El jefe del Eliseo se maneja con la discreción de un tanque. Libera a rehenes desde Libia hasta el Tchad y espera hacer lo mismo en Colombia, critica duramente el programa nuclear de Irán, es poco cortes con los periodistas curiosos, interpreta el papel de gran negociador en la Cumbre Europea, se muestra decidido frente a Putin (...), exige un nuevo papel para París en la OTAN y además propone una poco probable Unión Mediterránea. Después viaja a Washington para decir que 'se puede ser amigo de Estados Unidos y al mismo tiempo presidente de Francia' (...) ¿Qué se ha metido 'speedy Sarko' en la cabeza? ¿Quiere ser más atlántico que los británicos, más occidental que los alemanes, más mediterráneo que los italianos y los españoles? ¿No se oculta tras todas estas actividades el conocido nacionalismo francés, siempre luchando entre el neoliberalismo y el neo- colbertismo?”

EE.UU. se transforma

Libération, de París: „¿Sabe el presidente Sarkozy a quién se dirige cuando en Washington declara el amor de Francia por Estados Unidos? Bush mismo se queja de no reconocer más a su país después de haberlo sumergido en una guerra catastrófica. Ha llegado la hora en la que los estadounidenses dudan de su poderío que se ha visto fuertemente golpeado desde el 11 de septiembre. Los estadounidenses no efectúan una guerra en nombre de la libertad universal y tienen que constatar la bancarrota de sus valores fundamentales. Paradójicamente los derechos morales y neoconservadores legitimaron la tortura y la inmunidad de los mercenarios. Pero la infinidad de películas que revelan las mentiras y manipulaciones del Gobierno estadounidense demuestran que la era tras Bush ya ha comenzado.”

Amistad a toda costa

Frankfurter Allgemeine, de Berlín: „Si se busca una constante en la política de relaciones exteriores seguida por Sarkozy hasta el momento se encuentra en sus esfuerzos por mejorar las relaciones con Estados Unidos. El que no quiere limitarse sólo a gestos lo ha comprobado en dos campos muy delicados. Por una parte demuestra en el caso de Irán, al contrario de su antecesor Chirac, una dureza desconocida, aún cuando a sus amenazas de que Francia reforzará su política de sanciones si es necesario, no le han seguido hechos. Por la otra, ha formulado sus condiciones para el retorno de Francia a la integración militar de la OTAN de tal manera que la seriedad de la oferta es evidente a pesar de romper con los dogmas gaullistas y no ser nada popular.”