1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Salud

Un defecto genético causa reducida estatura

Científicos alemanes descubren el gen causante del enanismo. Este gen del crecimiento sería el eslabón desconocido, hasta ahora, y explicaría el surgimiento del “homo floresiensis“, que vivió en Indonesia.

default

Personas de escasa estatura en Filipinas jugando al baloncesto.

La causa de una anomalía que impide el crecimiento normal de algunas personas impidiéndoles alcanzar una estatura normal promedio habría sido descubierta por un equipo dirigido por la investigadora Anita Rauch, del Instituto de Genética Humana de la Clínica Universitaria de Erlangen, en el sureste alemán.

Según la científica, el defecto genético que sufren dichas personas está localizado en el gen pericentrino. Un gen muy particular, que probablemente, habría dado lugar a una nuevo tipo de humanos en Indonesia.

El hombre de la Isla de Flores

El llamado “homo floresiensis“, como se ha bautizado a esa supuesta “ramificación de la especie humana” que habría existido en Indonesia, se conoce más con el nombre popular de “Hobbit”. Estos humanos habrían vivido en las islas del Mar Índico hace unos 18.000 años.

El gen pericentrino, responsable de la extrema baja estatura es una molécula clave para el asentamiento de los hilos a los que los cromosomas se adhieren y halan en dirección contraria a las nuevas células durante la división celular.

Con cabeza de niño y cerebro de adulto

Las personas en quienes se desarrolla este tipo de actividad genética no suelen crecer más de un metro y tienen, por lo general, una cabeza muy pequeña en relación con su cuerpo. La cabeza de las personas afectadas puede ser del tamaño de un niño de apenas tres meses. Sus facultades intelectuales empero, pueden también ser normales.

Fue el caso de niñas afectadas, provenientes de la región de Franconia, en el noreste bávaro de Alemania, el que dio origen al inicio de la investigación adelantada por el grupo de científicos en torno a Anita Rauch. Las niñas mencionadas consultaron a los científicos porque querían saber la razón de por qué no estaban creciendo en la misma medida que sus compañeros de colegio. Al final del estudio, los genetistas alemanes localizaron a afectados por el gen percentrino en diferentes países.

Gen pericentrino: el eslabón perdido del “homo floresiensis”

Justamente dicha anomalía genética, habría sido la causa del surgimiento de los Hobbits que poblaron la Isla de Flores, en el archipiélago indonesio, dice Rauch. Desde que se supo de la histórica existencia de este singular pueblo fue, hace cuatro años, hay una acalorada discusión de si se trata de otra especie humana primitiva o de humanos de la era moderna que, sencillamente, padecían una enfermedad desconocida.

Los científicos alemanes han llegado a la conclusión de que el “homo floresiensis” no constituía una nueva especie humana, sino que era un pueblo con una alta incidencia del defecto del gen pericentrino difundido por muchas generaciones que transmitieron la información genética que contenía la anomalía.