Un consorcio chino, al frente del tren de alta velocidad en México | América Latina | DW | 03.11.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Un consorcio chino, al frente del tren de alta velocidad en México

Será el primer tren de este tipo en circular en América Latina. La obra estará lista en 2017. Se trata de una de las principales iniciativas impulsadas por el Gobierno de Enrique Peña Nieto en materia de transporte.

El proyecto será el primer paso hacia la modernización del rezagado sector de transporte ferroviario de pasajeros en el país y está incluido en el plan de infraestructura del Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. Fue un consorcio encabezado por una empresa china el adjudicatario de la licitación para construir y operar el tren rápido Ciudad de México - Querétaro, el primero en su tipo en América Latina. Así lo anunciaron hoy (03.11.2014) las autoridades mexicanas.

El secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, informó que el consorcio está formado por la empresa China Railway Construction, en alianza con cuatro compañías mexicanas ( Gía, Prodemex, Teya y GHP) y la empresa estatal francesa Systra. Fue el único que participó en la licitación del tren.

Funcionará en 2017

La obra, que se espera estará lista para el segundo semestre de 2017, requerirá de una inversión de unos 43.000 millones de pesos (3.300 millones de dólares) para la construcción, además de 7.800 millones de pesos para operación y mantenimiento. "Un recorrido que ahora toma más de dos horas promedio se hará en tan solo 58 minutos a una velocidad máxima de 300 kilómetros por hora", dijo Ruiz Esparza.

Querétaro, ubicada en el centro de México, unos 200 kilómetros al noroeste de la capital, ha tenido un importante desarrollo industrial en los últimos años. El tren atenderá más de 23.000 pasajeros diarios y disminuirá el tráfico de 18.000 automóviles en el primer año, según las estimaciones oficiales.

El tren recorrerá 210 kilómetros a una velocidad máxima de 300 kilómetros por hora y transportará diariamente a más de 20,000 pasajeros. Se prevé que entre en operación en el segundo trimestre del 2017. Inicialmente, el proyecto atrajo el interés de grandes firmas, como la canadiense Bombardier Inc y el conglomerado alemán Siemens.

MS (dpa/rtrla)