1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Un coche robado llevó a la detención del etarra "Txeroki"

La detención del presunto jefe militar de ETA, "Txeroki", fue posible gracias al seguimiento de un vehículo robado que llevaba matrículas falsas, explicó hoy en Madrid el ministro del Interior español, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Las matrículas, propias de "otro tiempo", no podían pertenecer al vehículo, un Peugeot 207 que salió al mercado en España y Francia en 2007, añadió Rubalcaba durante una comparecencia en la sede del Ministerio del Interior.

"Estamos ante la detención del primer objetivo de las fuerzas de seguridad del Estado", añadió el ministro. Fuentes policiales citadas por medios locales añadieron que la investigación también se basó en el rastreo de dos cuentas de correo electrónico utilizadas por el presunto etarra.

Mikel Garikoitz Aspiazu Rubina, uno de los hombres más buscados por las fuerzas de seguridad españolas, fue detenido durante la madrugada en la ciudad francesa de Cauterets, cerca de la frontera española, por efectivos de la Guardia Civil española y la Gendarmería francesa.

En la operación también se detuvo a una mujer identificada como Leire López Zurutuza, otra presunta terrorista buscada por las fuerzas de seguridad. Ambos se encontraban armados en el momento de su detención.

Considerado representante de la "línea dura" de la organización, a "Txeroki" se le atribuye la orden para el atentado con coche bomba perpetrado en diciembre de 2006 en el aeropuerto de Madrid, donde murieron dos ciudadanos ecuatorianos, lo que supuso la ruptura de la tregua y de las negociaciones de paz con el gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

El propio Zapatero valoró la operación como un golpe "determinante" al grupo armado vasco: "Ha caído quien desde hace tiempo dirigía las acciones operativas de ETA, el responsable directo de alguno de los últimos asesinatos de la banda", indicó en una comparecencia ante la prensa en el Palacio de La Moncloa. (dpa)