Un asunto espumoso | Deportes | DW | 01.10.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Un asunto espumoso

El inventor del aerosol evanescente asegura que es “sospechoso” que en Alemania le pongan tantos obstáculos a una herramienta que ya hace parte del paisaje futbolístico de casi todas las ligas importantes.

Para Pablo Silva, inventor del producto y vocero de la firma argentino-brasileña que lo comercializa, el estudio que le impide a la Bundesliga usar el aerosol evanescente en los estadios alemanes está "lleno de errores y falsedades”. En declaraciones a la Deutsche Welle Silva sostiene que lo que está sucediendo en Alemania “más que curioso es sospechoso y despierta suspicacias”.

Barreras incompensibles

El TÜV, la entidad encargada de certificar el estándar de calidad de los productos en Alemania, determinó que en su presentación actual el aerosol evanescente "9.15 Fair Play" de la firma BRA.AR. con sede en Argentina, no cumple los requisitos mínimos para que su uso sea autorizado. La reacción desde Sudamérica, a través de Silva, fue categórica: “Los resultados que entregó la entidad alemana son simplemente falsos. No tenemos contenidos hormonales que pongan en riesgo la salud humana y tampoco afectamos el medio ambiente; además, sí advertimos que es un producto inflamable”.

El inventor del aerosol se refirió así a los principales motivos del TÜV para impedir que el producto sea certificado en Alemania, lo que obliga a posponer el estreno oficial de la herramienta, prevista inicialmente para la octava jornada de la Bundesliga a mediados de octubre. Este ya es el segundo retraso en el país del actual campeón mundial de fútbol. Con anterioridad, contra el deseo de los equipos, fueron los árbitros los encargados de frenar el uso de la espuma de demarcación al iniciar la temporada. ¿Su argumento? “Aún no estamos preparados”.

A Pablo Silva y a su firma todas estas circunstancias les preocupan y les dejan un mal sabor de boca. “Lo que está sucediendo en Alemania no solo nos produce curiosidad, sino que también nos genera suspicacias y sospechas que esperamos sean infundadas. Casi toda Suramérica usa el aerosol; la FIFA lo introdujo con éxito en el Mundial de Brasil; Inglaterra, Francia y España ya lo tienen en sus ligas; y la UEFA en la Champions League y la Liga de Europa. Solo los alemanes han encontrado repetidamente motivos para no usarlo pese a haberse decidido ya a hacerlo. Nos gustaría saber por qué”, expuso a Deutsche Welle.

No hay alternativas

La Federación Alemana de Fútbol (DFB) ha anunciado estar trabajando en la búsqueda de una pronta solución al impasse que le permita usar la espuma de demarcación en los próximos partidos de la Bundesliga. Sin embargo, alternativas al cuestionado aerosol no existen, pues la firma BRA.AR. posee patentes que protegen tanto al producto como a la idea. Cada vez que en un juego oficial un árbitro marque el punto de cobro y la posición de la barrera en un tiro libre, está obligado a hacerlo con la marca "9.15 Fair Play".

Por eso Pablo Silva ha advertido al fútbol alemán que presentará una demanda en caso de que otro producto distinto al suyo sea usado en la Bundesliga, algo que está persiguiendo la DFB, según afirmó Lutz Michael Fröhlich, vocero de la Comisión Arbitral. “Nosotros estamos en contacto con otros proveedores, incluso también para evaluar opciones que sean menos costosas que la importación del aerosol desde Argentina”, dijo el funcionario del fútbol alemán.

El aerosol evanescente que se hizo popular en el Mundial de Brasil 2014 tarda en llegar a la Bundesliga.

El aerosol evanescente que se hizo popular en el Mundial de Brasil 2014 tarda en llegar a la Bundesliga.

Al respecto el inventor del aerosol evanescente expresó en diálogo con Deutsche Welle “Nosotros no tenemos temor, nuestra idea y nuestro producto están protegidos, pero me llama la atención todo este debate en Alemania y me da la impresión de que algo está sucediendo detrás de bambalinas. Nos gustaría enterarnos de qué es, pero para eso tenemos que primero establecer un puente de conversación entre la Bundesliga y nosotros. Además, el argumento del costo es irrelevante, pues el precio de una lata es de apenas seis dólares más transporte. De verdad no me esperaba que algo así pasara en Alemania, todo nos resulta muy extraño”.

Por lo pronto la Bundesliga se queda sin la espuma de demarcación, una herramienta que los árbitros alemanes han visto desde su aparición con escepticismo y cuya utilidad han cuestionado en varias oportunidades. Al respecto Pablo Silva aclara que “mientras la FIFA no obligue a usarlo, cada liga y cada país pueden decidir libremente si lo hace o no. No hay necesidad de argumentar contra el aerosol con falsedades que perjudican nuestra reputación”.