1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Un asteroide nos visita

Este lunes (26.01.2015), un coloso espacial de un kilómetro y medio de diámetro pasará a una distancia relativamente cercana a la Tierra, sin causar peligro. Pero es necesario vigilar a los asteroides, dicen expertos.

El asteroide conocido como "2004 BL86" pasará este lunes (26.01.2015) a 1,2 millones de kilómetros de distancia a la Tierra. Este paso, relativamente cercano, no representa ninguna amenaza para nuestro planeta: “Sin embargo, es un recordatorio de que la Tierra podría ser alcanzada por objetos similares en algún momento”, según lo menciona Alan Harris, miembro del Centro Aeroespacial Alemán (DLR, pos sus siglas en alemán).

Desde 2004, los científicos ya seguían el trayecto de ese asteroide hacia la Tierra. Harris lidera el proyecto “Neo-Shield”, formado por un equipo internacional de investigación que se mantiene ocupado al vigilar el paso de asteroides potencialmente peligrosos para nuestro planeta.

Según Harris, “el impacto contra la Tierra de un asteroide de esta magnitud, podría representar una catástrofe natural como la que ninguna civilización humana ha atestiguado todavía”. Un objeto de estas características podría acabar con todo un país.

Alan Harris dirige el proyecto Neo-Shield.

Alan Harris dirige el proyecto "Neo-Shield".

Restos espaciales

Este asteroide es uno de los incontables restos que se esparcieron por el espacio durante la formación del sistema solar. De estos, la mayoría tienen su órbita alrededor del Sol, mientras que otros se encuentran entre Júpiter y Marte. Según Harris, la gran fuerza de gravedad de Júpiter ha hecho que los asteroides se desvíen en dirección a la órbita de la Tierra, y, lo mismo ha sucedido con el asteroide "2004 BL86".

El impacto de pequeños asteroides sobre la Tierra ha tenido ya desastrosas consecuencias, como ocurrió con la caída del meteorito Cheliábinsk, en la ciudad rusa del mismo nombre, hace tán solo dos años. Dicha explosión hirió a 1.600 personas, y causó daños materiales de consideración. El cuerpo celeste tenía un diámetro de apenas 20 metros, nada comparado con el asterioide "2004 BL86".

Igualmente, Harris subraya la diferencia entre asteroides de metal y de piedra. El experto menciona que los de metal son altamente peligrosos,dado que caerían con mucha más fuerza sobre la Tierra.

Sin soluciones científicas todavía

El asteroide "2004 BL86" puede ofrecer un paisaje interesante para los astrónomos aficionados: pasará muy rápido, a una velocidad de 15 kilómetros por segundo. "Con una buena vista, y lentes especiales, se podrá ver un punto en el cielo", dice Harris. Él y sus colegas de "Neo-Shield" trabajan en todo lo que tiene relación a estos objetos, y analizan qué acciones tomar si un asteroide en realidad llegara a chocar contra la Tierra.

Para esto, los investigadores requieren gran cantidad de trabajo preliminar: "Cinco años de investigación están bien, pero diez años serían mucho mejor“, menciona Harris. Sin embargo, esto no se lo ha podido llevar a la realidad todavía. Harris y su equipo quisieran implentar investigaciones de campo con pequeños asteroides, aunque para llevar a cabo un proyecto de tales carácterísticas, se necesita apoyo económico.

Ilustración de cómo podría ser el impacto de un asteroide gigante contra la Tierra.

Ilustración de cómo podría ser el impacto de un asteroide gigante contra la Tierra.

El año 2029 podría producirse un acercamiento mayor. Para ese entonces se calcula que el asteroide Apophis, un objeto de 300 metros de diámetro, pasará mucho más cerca de la Tierra. “La pregunta crucial es siempre: ¿habrá o no impacto?“, advierte Harris. “Debemos observarlo, pero no preocuparnos demasiado. Sabemos que por lo menos en los próximos cien años nada realmente peligroso se acercará a nuestro planeta".

DW recomienda