Ultimátum en Hong Kong: gobernador debe renunciar | El Mundo | DW | 01.10.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Ultimátum en Hong Kong: gobernador debe renunciar

Los manifestantes dieron plazo hasta el jueves para que Leung Chun-ying deje su puesto. En caso contrario, amenazan con ocupar edificios estatales.

Las manifestaciones prodemocracia que se han tomado las calles de Hong Kong dieron un paso más en sus pretensiones este miércoles (01.10.2014), al entregar un ultimátum al gobernador Leung Chun-ying: si no renuncia este jueves, los jóvenes que mantienen ocupada la principal autopista del barrio financiero de la metrópolis, entre otros sectores de la ciudad, amenazan con tomar medidas radicales.

“Dado que la policía ordenó disparar 87 veces con gas lacrimógeno contra los manifestantes, no hay margen para el diálogo. Si no renunció para mañana jueves, vamos a intensificar nuestras acciones, por ejemplo ocupando importantes edificios de gobierno”, dijo el vicesecretario general de la asociación de estudiantes, Lester Shum, quien señaló que están dispuestos a negociar con Pekín, pero no con Leung. Las protestas cumplen ya una semana y cada vez son más masivas.

La presencia de miles de personas que dieron la espalda a la tradicional conmemoración del Día Nacional de China agrió la ceremonia. Sin embargo, no se han repetido las escenas de violencia policial de jornadas anteriores, que fueron precisamente las que despertaron la simpatía generalizada por la exigencia popular de más libertad. La protesta surgió por la negativa de China a permitir la libre nominación de los candidatos a gobernador de la metrópolis en las primeras elecciones directas que habrá en 2017.

Día de tristeza

Mientras tanto, en China las autoridades endurecieron la censura para ocultar la que es ya la crisis política más importante desde la devolución de la antigua colonia británica a Pekín en 1997. Al menos 20 activistas fueron detenidos en varias ciudades por manifestar su apoyo a la protesta, mientras que otros 60 fueron interrogados o amenazados, denunció la organización Amnistía Internacional.

Oscar Lai, portavoz de un grupo de estudiantes dijo que “no estamos celebrando el aniversario número 65 de China. Con los actuales disturbios políticos y la continua persecución de los activistas por los derechos humanos en China, creo que no es un día para celebraciones sino un día de tristeza”. Pekín se mantiene firme y el órgano del Partido Comunista, el “Diario del Pueblo”, exigió que no se permita que continúen las protestas “ilegales”, añadiendo que las consecuencias de esto pueden ser “inimaginables”.

DZC (dpa, Reuters, EFE)

DW recomienda