1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Bundesliga

Uli Hoeness: "El imperio contraataca“

El polémico ex presidente del FC Bayern regresa a la dirección del equipo muniqués, después de abandonar el cargo por evasión de impuestos. A pesar de haber infringido la ley, su hegemonía parece imperturbable.

Uli Hoeneß reasumió esta noche su puesto como presidente del Bayern durante la reunión anual organizada para los miembros del club en la que participaron 6.700 invitados. El polémico dirigente fue el único candidato que se presentó a la reelección y se daba por hecho que retomaría sus funciones tras haber cumplido la pena por evasión de impuestos, después de haber ocultado al fisco ganancias que llegaban a los 3,5 millones de euros.

La alegría y aprobación de parte de los directivos, líderes de asociaciones de aficionados y la hinchada en general fueron unánimes. En el Bayern se esperaba la vuelta del carismático Uli, a quien muchos de los aficionados consideran el artífice del liderazgo del club en la Bundesliga, al que devolvió el protagonismo tras vivir un par de años a la sombra del Dortmund.  

La estrella de la muerte

El 20 de marzo de 2013, Hoeneß fue condenado a tres años y medio en prisión después de que él mismo  se auto declarase culpable por no haber cumplido  sus obligaciones tributarias y haber ocultado ganancias millonarias en Suiza.

Uli Hoeneß Karl-Heinz Rummenigge Jahreshauptversammlung 2013 DFB Pokal (picture-alliance/dpa/ Sportphoto)

Vuelve la antogüa escuadra: Uli Hoeness junto a Rummenigge

La revista alemana Stern forzó al magnate a buscar un arreglo con la justicia, después de publicar un reportaje donde, sin mencionar nombres, destapaba los manejos de "un personaje de la alta esfera de la primera división”. Sin embargo, el jurado desestimó un arreglo a través del pago de la deuda y una multa  de compensación, y Hoeneß tuvo que cumplir su pena en la cárcel. Una condena que, aunque fuese rebajada a la mitad de lo que pedía la fiscalía, cayó como una bomba entre la familia futbolística muniquesa.

La máscara de Darth Vader

Entonces algunos vaticinaron la "muerte política” de Hoeneß, pronosticando que su periplo tras las rejas sería un golpe mortal y definitivo contra su reputación. Se había ganado la animadversión de gente como Christoph Daum (expresidente del Colonia), Willi Lemke (directivo del Bremen) o Hellmut Drug (exárbitro alemán), que lo acusaban de tener tal influencia al interior de la Bundesliga, que le permitía manipular sus decisiones para beneficiar a su club.

Es difícil saber hasta que punto influyó la fuerza del Bayern para que el asunto se tratara con delicadeza en los medios de comunicación, que no se ensañaron con Hoeneß. Junto a la explicación sobre su encausamiento, resaltaron su labor social dedicada al deporte y a la igualdad de oportunidades de niños y jóvenes con su fundación "Wir helfen München". Los que abrieron la caja de Pandora, un reportero de la revista Stern y la editorial Gruner + Jahr, inclusive, fueron instruidos para abstenerse de publicar más a respecto. La pena de Hoeneß fue suspendida temporalmente por una operación cardiaca. Después se le permitió pasar las festividades navideñas y de fin de año en casa con su familia. Posteriormente se redujo su pena y salió en libertad el 2 de enero de 2015.

La Fuerza de los Sith

Ahora el "imperio” de Hoeneß está de nuevo dentro del equipo más rico y poderoso del fútbol alemán. Aparentemente, no ha perdido fuerza, sino que parece haber salido aún más fortalecido. Y esta vez también la prensa ha sido comedida con el oscuro pasado de Uli, que retomará el control del club con Matthias Sammer y Rummenigge. 

Su regreso coincide justo con un momento complicado del equipo. Bajo la dirección de Carlo Ancelotti, la escuadra roja no supo mantener la superioridad de otras temporadas y sufrió una penosa derrota ante el Rostov en la Liga de Campeones. Ahora el aficionado de a pie espera que Hoeneß ponga rápidamente todo en su sitio y que el Bayern vuelva a brillar en el campeonato. Un asunto que parece tener más relevancia que el hecho de que, aparentemente, en Alemania las leyes sean de una forma para unos y de otra para otros.

 

DW recomienda