1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Uigures: la minoría olvidada de Guantánamo

En la prisión militar de Guantánamo permanecen 15 miembros de la minoría uigur, calificada como separatista por el gobierno chino. Pese a su inocencia, no saldrán de ahí hasta que haya un país dispuesto a recibirlos.

default

Hombres uigures en la provincia de Xinjiang.

Desde hace seis años, el uigur Adel Noori porta el uniforme número 584 en la cárcel estadounidense en Guantánamo, Cuba. Su celda individual no es más que una jaula de metal sin luz natural. Él tiene 28 años y fue capturado en 2002, unos cuantos meses después del derrocamiento del régimen talibán, en Afganistán. Se le consideraba sospechoso de colaborar con el terrorismo internacional.

USA Gefangenenlager Guantanamo Häftling

Aspecto de la prisión militar de Guantánamo.

Sospechas infundadas

El ejército estadounidense creía que Noori pertenecía a una organización denominada “Movimiento islámico del Turquestán Oriental” (MITO), catalogado como asociación terrorista por Estados Unidos, China y la propia Organización de las Naciones Unidas.

El gobierno de Pekín afirma que el MITO persigue la independencia de la provincia china occidental de Xinjiang a través de métodos violentos. De acuerdo con los últimos censos de población, en esa zona viven cerca de siete millones de uigures que en su mayoría profesan la religión musulmana en su variante sunita.

Muchos uigures, como Adel Noori y otros 16 prisioneros de Guantánamo, se sienten oprimidos política y religiosamente. Según informaciones de la organización alemana Sociedad por los Pueblos Amenazados, por lo menos 700 uigures han sido ejecutados por razones políticas en China, desde 1998.

Cazadores de recompensas

Las manifestaciones de protesta de los uigures han sido brutalmente reprimidas, dicen representantes del organismo humanitario. Por ello, muchos de ellos optan por el exilio en los países vecinos de China. Precisamente esta decisión significó un destino funesto para los 17 uigures presos en Guantánamo.

Éstos fueron capturados en Afganistán por cazadores de recompensas que cobraron hasta 5.000 dólares por cada persona que entregaron a los estadounidenses, según afirman los representantes legales de los detenidos.

China Xinjiang Uiguren Kind in Hotan

Niños uigures en la localidad de Hotan.

El propio gobierno estadounidense dejó caer en un juzgado de Washington una demanda común por terrorismo contra los 17 uigures, cuyas edades oscilan entre los 28 y los 44 años.

Sólo seis han salido

Pero la liberación de los prisioneros no ha procedido, pues no hay país que se muestre dispuesto a recibirlos. Fue en 2006 cuando cinco de ellos pudieron viajar a Albania; después, otro más se trasladó a Suecia.

Las negociaciones sobre el posible otorgamiento de asilo al resto del grupo se han dificultado, pues el gobierno de Pekín reacciona con protestas ante cualquier solicitud que es aceptada; y ello, aunque el asilo se otorga por razones estrictamente humanitarias y bajo estrictas condiciones.

DW recomienda