1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

UE y Turquía acuerdan limitar flujo de refugiados

La Unión Europa se comprometió a conceder 3.000 millones de euros a Ankara para ayudar a mantener a los más de 2 millones de refugiados sirios que acoge.

En una reunión extraordinaria entre la Unión Europea y Turquía realizada este domingo (29.11.2015) en Bruselas, gatillada por la crisis de los refugiados que ha desatado un vendaval de problemas políticos dentro de la alianza europea, los 28 y Ankara llegaron a un acuerdo para limitar el flujo de personas que intentan ingresar a Europa en su intento por escapar de las guerras en sus respectivos países.

La UE se comprometió con Turquía a la concesión de 3.000 millones de euros para ayudar a los más de 2,2 millones de refugiados sirios que acoge, así como a acelerar el proceso de adhesión de Turquía a la Unión y a la posible liberalización de visados a partir de octubre de 2016, todo a cambio de que Ankara sea más estricta en el control de la inmigración ilegal. La declaración firmada por ambas partes apunta que los 3.000 millones de euros son un monto “inicial”.

También hubo un compromiso para aplicar un plan de acción que ayudará a “organizar los flujos migratorios y a contener la inmigración irregular”, lo que significa que Turquía reforzará el control de sus fronteras y de sus costas, aceptará la devolución plena de inmigrantes irregulares llegados a Europa desde su territorio a partir de junio de 2016 y combatirá con mayores capacidades las redes criminales.

“Día histórico”

La declaración aprobada solo hace referencia al capítulo 17 del proceso de adhesión turca a la UE, parado desde 2007, que se refiere a las políticas económicas. Los otros cinco capítulos que quería impulsar Ankara se dejarán para más adelante, ante las reticencias que esta cuestión despierta en socios comunitarios como Grecia y sobre todo Chipre, que mantienen disputas históricas con Turquía.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, reconoció que no habrá una solución a la crisis de los refugiados sin una cooperación entre la UE y Turquía. “Es un día histórico y un encuentro histórico”, declaró, por su parte, el primer ministro turco, Ahmed Davutoglu. “El 14 de diciembre se abrirá el capítulo 17”, aseguró el primer ministro turco. “Estoy contento de ver que todos mis colegas en Europa están de acuerdo en que Turquía y la UE tienen el mismo destino”, aseveró Davutoglu tras el encuentro.

“Acordamos que el proceso de adhesión (de Turquía) debe ser dinamizado", dijo Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo y quién encabezó la cumbre. Tusk, sin embargo, fue enfático en señalar que Europa no puede “subcontratar” el deber de controlar las fronteras externas y en recalcar que si bien el proceso de adhesión se puede acelerar, la decisión final depende de todos los estados miembro. “Sin control de nuestras fronteras externas Schengen será historia”, advirtió la alta autoridad europea.

DZC (dpa, Reuters, EFE)


DW recomienda