1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

UE y el plan de solidaridad energética

Los ministros de Energía de la UE se reunirán el lunes en Bruselas para buscar formas de proteger a sus países de crisis energéticas como la ocurrida por el corte ruso de los suministros de gas a través de Ucrania.

default

En Serbia vuelven a calentar con leña.

Moscú, Kiev y la UE alcanzaron este domingo un acuerdo de supervisión que podría reanudar el flujo de gas a Europa a partir del martes. Sin embargo los problemas para Europa podrían no haber acabado dado que Ucrania aún discute con Rusia el precio de sus suministros.

En vista de este pleito que se viene repitiendo cada invierno, los ministros de Energía de la UE planean estrategias para atajar futuras crisis, como por ejemplo un acuerdo de "solidaridad energética", por el que los países puedan llamar a sus vecinos para recibir suministros prestados en momentos de crisis.

BdT Schnee auf der goldenen Kuppel der Alexander Nevski Kathedrale Bulgarien

Bajo nieve la cúpula de la Catedral Alexander Nevski en Bulgaria.

Durante la crisis de este mes, Austria e Italia ayudaron a Eslovenia, mientras que Alemania y Hungría hicieron lo propio con Serbia. Reino Unido, Noruega, Holanda, Rumania y Polonia también incrementaron su producción de gas a niveles máximos.

Sin embargo, el concepto de "solidaridad energética" se ve dificultado por la falta de enlaces. Bulgaria no pudo pedir ayuda a los demás países europeos durante la actual crisis porque no tiene conexiones de gasoductos con ellos.

El plan anunciado el año pasado para unir las redes de gas de ocho países del centro y sureste de Europa, incluida Bulgaria, probablemente será objeto de atención el lunes en Bruselas.

Pero aunque se construya la infraestructura en los próximos años, pocas naciones europeas tienen gas de más.

Proyecto Nabucco y energía nuclear

Zentralasien Kaspisches Meer Erdöl Bohrinsel

Suministro desde el Mar Caspio.

La presidencia checa de la UE también usará el encuentro para abordar el tema del proyecto Nabucco, valorado en 12.000 millones de dólares, que podría llevar algún día 30.000 millones de metros cúbicos anuales de gas del Caspio y Oriente Medio a través de un gasoducto que entre por el sur de Europa hasta Austria.

Sin embargo, proyectos notorios para diversificar el suministro energético de la UE, como más puertos para el gas licuado, el gasoducto NordStream desde Rusia y el Nabucco, aún están lejos de ser materializados. Según expertos pasarán diez años antes de que sean realidad, e incluso entonces, todo lo que harán será satisfacer la creciente demanda de los europeos.

Francia está dispuesta a abordar de nuevo el controvertido tema de la energía nuclear, sobre el que Europa está muy dividida.

La creciente emergencia energética ha llevado a algunos países a considerar la reactivación de antiguas centrales nucleares, algunas de ellas de dudosa seguridad.

Eslovaquia anunció esta semana su intención de reiniciar una unidad de la planta nuclear de Jaslovske Bohunice, que se remonta a la época soviética, para incrementar su suministro, lo que preocupó a sus vecinos.

Katastrophenschutzübung in der Atomanlage Tricastin

Entrenamiento de emergencia en la central nuclear francesa de Tricastin.

La vieja unidad fue cerrada a finales del año pasado dentro de los términos que Eslovaquia firmó para unirse a la UE.

También Bulgaria está considerando la reactivación de un reactor en la central nuclear de Kosloduj, que cerró forzado por la UE por motivos de seguridad. El gobierno de Sofía alega que los cortes energéticos agudizan las consecuencias de la crisis económica.

Esperando al gas

El primer ministro ruso, Vladimir Putin, y su homóloga ucraniana, Julia Timoshenko, firmaron este fin de semana un acuerdo sobre el envío de controladores en ambos países, una condición que debía posibilitar finalmente la reanudación del suministro de gas ruso a la UE, dijo el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso en Bruselas.

Sin embargo, la monopolista rusa Gazprom se negó este domingo a reanudar el suministro al considerar que el acuerdo sobre la misión de observadores que cuenta con la firma de la cúpula ucraniana no llegó aún a Moscú. "Hasta ahora no hemos tenido una confirmación oficial de que todas las partes suscribieron el acuerdo para la vigilancia del tránsito por Ucrania", dijo el portavoz Serguei Kuprijanov. Sin embargo, matizó que los expertos de Gazprom están ya listos para salir en la acordada misión de observación.

DW recomienda