UE y América Latina: ¿cambia de dirección la emigración? | América Latina | DW | 24.11.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

UE y América Latina: ¿cambia de dirección la emigración?

En el delicado tema de la emigración en América Latina y la UE ha habido cambios. La crisis económica y el desarrollo internacional de la movilidad obligan a buscar nuevos enfoques. DW conversó con especialistas.

default

Ya no de emigración, sino de "movilidad humana" hablan los especialistas

“En el flujo migratorio de América Latina a Europa en este momento hay un parón”, dicen a DW Elena Sánchez-Montijano y Anna Ayuso, las investigadoras del Centro de Estudios Internacionales de Barcelona (CIDOB), encargadas de presentar un estudio al respecto a la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo. Aunque no hay cifras, se ha detectado una disminución del flujo de personas, “además no se sabe si es gente que viene y va, o si es un nuevo flujo; si se trata de gente que se instaló en España, tomó la nacionalidad, se fue y está regresando. O si son españoles que están yendo para allá”, explica Sánchez-Montijano.

En el otro sentido

La crisis europea, el alto desempleo sobre todo en cuanto a mano de obra no especializada, y las perspectivas de crecimiento económico en América Latina han obligado a cambiar el tono de este diálogo entre el bloque latinoamericano y el bloque europeo –que se ha visto salpicado de reclamos latinoamericanos debidos a las directivas restrictivas.

En ese sentido se expresó Gloria Oqueli en el marco de una de las sesiones de Eurolat –la asamblea de parlamentarios de ambos continentes-, invitando a los europeos a ir a América Latina, “en donde no se los confrontará con directivas de retorno”.

Efectivamente, se detecta en este momento un `efecto llamada´ de población europea, altamente cualificada, que se requiere en este momento en América Latina, informan las especialistas. Brasil, Perú, Colombia, Chile, Argentina y México son los países de acogida de esta nueva movilidad, ahora en el otro sentido.

El mundo y el concepto han cambiado

En efecto, ya no de migraciones sino de “movilidad humana” prefieren hablar las especialistas, pues “¿qué son los movimientos migratorios? Los movimientos migratorios abarcan todo: estudiantes, profesionales circulares e incluso turistas”, comenta Ayuso. En el mismo sentido se pronunció Laura Thompson, directora general de la Organización Internacional para las Migraciones: los movimientos migratorios de los próximos años van a ser diferente; no será tanto los que va para instalarse sino más bien un movimiento migratorio circular, temporal. Y no en un país, sino de un país a otro.

Y es que “el mercado de trabajo se ha internacionalizado y los instrumentos creados hasta ahora son obsoletos. Se trata ahora no sólo de frenar flujos, sino de detectar cómo conducirlos no sólo al mercado de trabajo sino a las necesidades sociales de las personas”, detalla Ayuso.

Una nueva herramienta

Así, las investigadoras –por encargo del Parlamento Europeo- presentaron esta semana una propuesta para la creación de una herramienta: el Observatorio de las Migraciones entre la UE y América Latina y el Caribe, un mecanismo para armonizar el conocimiento que existe de manera dispersa y fragmentada acerca de los movimientos migratorios entre ambos continentes.

Logo IOM Internationale Organisation für Migration

La OIM alberga el observatorio de las migraciones entre Europa y África. Y también podría albergar el de América Latina.

Armonizar los criterios de las más de 70 bases de datos internacionales (sin contar las nacionales) y establecer estándares para que sus resultados sean homologables será uno de los objetivos del futuro observatorio, que –probablemente- esté enmarcado en la recién inaugurada Fundación EuLac, con sede en Hamburgo.

“Se trata de identificar las lagunas en el conocimiento de este fenómeno, de generar nueva información y realizar estudios de los impactos, no sólo a nivel nacional, sino también regional”, detalla Ayuso. Para la cumbre entre la UE y América Latina en mayo de 2012 en Santiago de Chile, la herramienta debería estar lista y aprobada.

Reticencias nacionales

Pero que exista la herramienta no implica necesariamente que sus conclusiones se traduzcan en políticas. “Ahora que no hay la presión que llevó a la última directiva de retorno se pueden repensar y elaborar mecanismos más flexibles; sobre todo para acabar con la economía sumergida”, anota Ayuso. La Comisión Europea ha presentado conceptos para homologar los reglamentos de inmigración, cada uno de los gobiernos de los 27 Estados tiene la competencia sobre sus inmigrantes. Y las propuestas de Bruselas como el otorgar visas para trabajadores circulares no son muy bien vistas.

Y sigue habiendo trabajadores “irregulares” en el servicio doméstico, por ejemplo: “Es una forma de mantener un mercado de trabajo que sigue funcionando, porque hay bajos salarios, no hay que pagar seguridad social, es un vicio del Estado de bienestar”, explica Sánchez-Montijano puntualizando que a pesar de la resistencia de los diversos Estados miembros de la UE “se han hecho grandes avances en las políticas globales en los últimos tres años”.

Con todo, de una “bolsa de trabajo a nivel europeo, que permitiese la movilidad del trabajador entre empresarios y países -no sólo una región, una ciudad y un empresario en concreto- estamos muy lejos”, concluye Sánchez-Montijano para quien el instrumento para detectar mejor los nuevos flujos de “movilidad humana” sería ya un paso adelante.

Autora: Mirra Banchón
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda