UE quiere unión bancaria, pese a reticencia alemana | Economía | DW | 28.06.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

UE quiere unión bancaria, pese a reticencia alemana

Los países de la Unión buscan una integración que permita controlar a los bancos en quiebra y que sean los inversionistas quienes paguen, no los ciudadanos.

La crisis económica ha dejado diversas huellas en Europa. Una de ellas es la necesidad, a juicio de los líderes de la Unión Europea, de controlar mejor a los bancos, especialmente cuando estos se encuentren en problemas. Y pese a la reticencia alemana, los ministros de Finanzas aprobaron un paso intermedio hacia la unión bancaria europea.

Esto supone una mayor supervisión de los bancos y la resolución coordinada de cualquier problema que afecte a las entidades, donde los inversionistas y depositantes más ricos compartirán los costos de las futuras fallas, antes que cargar la cuenta a los contribuyentes menos acaudalados.

La UE informó este viernes (28.07.2013) que pretende de acá a fin de año abordar la manera de liquidar a los bancos en problemas a nivel europeo y no a nivel nacional, algo que a la canciller Angela Merkel no le agrada tanto, pese a que al comienzo de la cumbre de Bruselas dijo que lo ideal era encaminarse hacia una “mayor integración” en el plano bancario.

Avanzar a nuestro ritmo

La propuesta marcaría un antes y un después, luego de años en que los Estados rescataban a los bancos utilizando dinero proveniente de los impuestos. Esas medidas han generado malestar en la población, que ve cómo se desvían fondos de la educación o la salud para salvaguardar intereses privados.

Sin embargo, la ley sólo establece las normas que las autoridades nacionales del bloque de 27 países tienen que seguir cuando deben lidiar con sus propios bancos y no permite compartir el poder o los costos financieros de cerrar o rescatar bancos a un nivel europeo. Por lo mismo, Merkel piensa que habría que modificar el marco regulatorio de la UE.

La Comisión Europea no está de acuerdo y ha lanzado la idea de que ella misma podría asumir el papel de autoridad de resolución, para no crear otros organismos. Berlín, sin embargo, rechazó esa idea. Por lo mismo, el brazo ejecutivo de la UE propondrá en julio la creación de una agencia central, llamada Mecanismo de Resolución Única.

Mientras, el presidente francés, François Hollande, dijo que la eurozona debe ir “más rápido y más lejos” en el proceso de integración, que también debe incluir la “dimensión social”. Asimismo, exigió a los países que no usan el euro “dejar que los demás avancen a su ritmo”, en una obvia referencia a Gran Bretaña, que suele ser vista como una permanente traba a la hora de buscar la integración.

DZC (Reuters, AFP)