1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

UE pide cese inmediato de ataques israelíes sobre Gaza

La aviación israelí comenzó este sábado una serie de ataques en la Franja de Gaza que hasta el momento han costado la vida a 195 personas. La Unión Europea y Alemania reaccionaron con palabras fuertes, pero conocidas.

default

La jornada más sangrienta en 40 años.

La mayor cantidad de víctimas en territorio palestino en una sola jornada desde la Guerra de los Seis Días, en 1967, no ha servido para que la comunidad internacional modifique en exceso el guión de las reacciones que ofensivas como la protagonizada este sábado (27 de diciembre) por Israel acostumbran a generar.

Condenas, peticiones de alto al fuego y poco más. Hacía más de 40 años que la población palestina no vivía un día tan sangriento. El ataque aéreo israelí sobre la Franja de Gaza provocó 195 muertos y más de 300 heridos, muchos de ellos graves. Un israelí perdió la vida en la explosión de un cohete lanzado por extremistas palestinos.

Europa pide fin de las hostilidades

Israel Palästinenser Angriff auf Gaza

Pese a los llamamientos a la calma, Israel mantiene la operación y Hamas clama venganza.

La Unión Europea (UE), a través del jefe de Política Exterior, Javier Solana, pidió un inmediato cese de las hostilidades en Gaza. "Estamos muy preocupados por los acontecimientos. Llamamos a un alto al fuego inmediato e instamos a todos a aplicar la máxima moderación", afirmó un portavoz del funcionario europeo.

También habló el todavía presidente de turno de la UE, el francés Nicolás Sarkozy, que acusó a Israel de hacer un "uso desproporcionado de la violencia" tras los bombardeos efectuados sobre la Franja de Gaza.

"Los bombardeos deben terminar de inmediato", dijo Sarkozy, que también condenó los ataques palestinos con cohetes de fabricación casera contra Israel, que calificó de "provocaciones irresponsables".

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, se mostró "muy preocupado" por la violencia desatada en Oriente Próximo. "La Franja de Gaza corre peligro de hundirse en una nueva espiral de violencia", dijo Steinmeier en declaraciones a Bild am Sonntag.

Añadió que "Hamas debe cesar inmediata y definitivamente los insoportables bombardeos de territorio israelí con cohetes caseros", mientras que Israel debe "guardar el principio de proporcionalidad en sus acciones militares".

El Vaticano condenó también los ataques aéreos israelíes contra la Franja de Gaza y lamentó "las numerosas víctimas inocentes".

El portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, manifestó su temor a que los ataques produzcan aún más odio en la región.

"(La organización radical islámica) Hamas es prisionera de la lógica del odio. Israel (es prisionero) de la lógica de que la violencia es la mejor respuesta al odio", sostuvo. "Tenemos que encontrar otra solución, aun cuando parezca imposible", dijo a Radio Vaticano.

Las condenas más duras vinieron por parte de los países vecinos. Egipto tildó a Israel de "potencia ocupante" y la advirtió de las "graves consecuencias" de atacar Gaza.

El gobierno egipcio, sin embargo, apostó por continuar con los contactos para "restaurar la calma y lograr la reconciliación entre los grupos palestinos".

Por su parte, Jordania manifestó su rechazo al proceder de Israel, que provocó la muerte "de gran cantidad de civiles, incluyendo niños", mientras que desde Irán se destacó que "este acto salvaje e inhumano del régimen sionista añade un nuevo capítulo a su sinistro, criminal y terrorista registro de crímenes".

Finalmente, Estados Unidos se limitó a instar a Israel a evitar víctimas civiles, mientras que instó al grupo radical Hamas a detener sus asaltos con cohetes contra Israel para que termine la violencia. "Hamas debe acabar con sus actividades terroristas si desea tener un rol en el futuro del pueblo palestino", declaró el portavoz de la Casa Blanca, Gordon Johndroe.

La peor jornada desde 1967

Israel Palästinenser Angriff auf Gaza

Israel lanzó misiles contra Gaza.

Hacía más de 40 años que los territorios palestinos no vivían una jornada tan sangrienta. La ofensiva aérea desplegada por Israel en la Franja de Gaza causó al menos 195 muertos, además de 300 heridos.

Varios aparatos de la fuerza aérea israelí lanzaron simultáneamente 30 misiles sobre instalaciones de Hamas en la ciudad de Gaza, básicamente estaciones policiales, edificios de seguridad y depósitos de armas. El objetivo de Israel, que afirma que la mayoría de los muertos son policías y uniformados de Hamas, es acabar con el gobierno del movimiento islamista.

El gobierno hebreo ya había advertido durante la semana que preparaba una dura respuesta militar contra Hamas por los constantes ataques con cohetes lanzados desde la Franja de Gaza que sufren diversas poblaciones israelíes. Además, anunció que la operación se alargará en el tiempo "tanto como sea necesario".

El presidente palestino, Mahmud Abbas, condenó los ataques e instó al gobierno israelí a detener "de forma inmediata e incondicional estas agresiones". Abbas reclamó también la intervención de la comunidad internacional.

Por su parte, las milicias palestinas han exigido a todos sus comandos que respondan contundentemente. Hamas afirmó que "ha empezado la guerra abierta" y exigió a los suyos llevar a cabo acciones suicidas en Israel.

Gaza, un territorio explosivo

La Franja de Gaza es un territorio palestino situado junto a la costa mediterránea y rodeado en gran parte por Israel. En apenas 360 kilómetros cuadrados viven 1,5 millones de personas, en la que constituye una de las densidades de población más elevadas del mundo.

Alrededor del 50 por ciento de sus habitantes son menores de 15 años y su vida está marcada por la violencia y los problemas sociales. Gran parte de la población depende de la ayuda internacional.

Alrededor de dos tercios de los palestinos viven bajo el umbral de la pobreza. Según cifras oficiales, un tercio de la población está desempleada. Con un crecimiento poblacional anual de un 3,7 por ciento, la desesperanza es especialmente grande entre los jóvenes.

Entre 1948 y 1967 el territorio fue administrado por Egipto, hasta que fue ocupado por Israel, que comenzó a construir asentamientos judíos. En septiembre de 2005 se retiró y abandonó los asentamientos, pero sigue controlando las fronteras. Desde 2007, el territorio está bajo control de la organización radical Hamas.

DW recomienda