1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

UE: ¿Nuevo realismo agrícola?

Nuevos recortes de subvenciones y un par de ajustes a la realidad es lo que propuso la Comisaria europea de Agricultura, provocando reacciones de rechazo entre los agricultores germano orientales.

default

Un golpe para las grandes empresas agr¡icolas prepara la UE.

Cambia el clima, cambia el mercado, cambia la realidad. Los tiempos en que Europa occidental naufragaba en mares de leche y ya no sabía donde almacenar tanta sobreproducción de cereales han pasado a la historia. De esa época datan, sin embargo, las disposiciones aún vigentes en la Unión Europea, en virtud de las cuales se establecen límites a la producción láctea y a las áreas de cultivo de dichos cereales. Hoy en día, los precios de la leche y otros productos agropecuarios suben como la espuma y la más elemental de las lógicas aconsejaría, por lo tanto, un cambio de las reglas correspondientes.

Golpe para las grandes empresas

Eso es justamente lo que propuso la Comisaria de Agricultura de la UE, Mariann Fischer, entre otras cosas. La idea es ir ampliando desde ya paulatinamente las “cuotas” de producción de leche, que de todas formas se pensaba eliminar el año 2015, e incrementar las áreas autorizadas de cultivo. En este contexto, aludió a los problemas que ya se han originado en alguna partes del mundo a causa del alza de los precios de cereales “Este años hemos tenido un boicot de pasta en Italia y disturbios en México”, recordó Mariann Fischer.

Para los agricultores, aumentar la producción no representaría un cambio doloroso, si no fuera porque en general las “liberalizaciones” van ligadas en Europa a una reducción o eliminación de subvenciones. Éstas tampoco faltaron en los planes presentados por la Comisaria de Agricultura. En concreto, propuso un recorte escalonado de las subvenciones a todas las granjas que en la actualidad reciben ayudas directas por montos superiores a los 100.000 euros anuales.

Pros y contras en Alemania

En Alemania, las reacciones no han sido precisamente de alegría. Se estima que los recortes planeados por Fischer afectarían a unas 5.700 empresas agropecuarias germanas, de las cuales el 96 por ciento se encuentran en los estados federados del Este. Lógicamente, los agricultores de esas regiones son los que con más vehemencia se resisten. Por ejemplo, el presidente de la Asociación de Agricultores de Brandeburgo, Udo Folgart, calificó las propuestas de “graves” y aseguró que “las grandes empresas agropecuarias son también las principales fuentes de trabajo” en muchas partes. También en las altas esferas del Ministerio de Agricultura se comparte la preocupación.

En el ministerio del Medio Ambiente, en cambio, se ha recibido con beneplácito las ideas de la Comisaria Fischer, dado que su plan también contempla fondos especiales para el fomento de medidas de resguardo de la naturaleza. La causa: los terrenos actualmente sin cultivar por obra y gracia de las restricciones impuestas por la Unión Europea se han convertido en áreas importantes desde el punto de vista ecológico. Su reincorporación a la actividad agropecuaria implicaría, en consecuencia, una pérdida de espacios ecológicos. Y, de acuerdo con la filosofía de la UE, eso también requiere una compensación.

DW recomienda