1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

UE: ¿La más indicada para acompañar a Cuba?

Son tiempos interesantes para Cuba y la UE quiere acompañarlos. ¿Qué signficiaría esto? ¿Cómo será la nueva etapa que se inicia tras la visita del canciller cubano a la UE? ¿Qué puede ofrecer la UE?

En junio, los derechos humanos serán el tema del siguiente capítulo de las conversaciones entre La Habana y Bruselas que pretenden culminar con un acuerdo de cooperación y diálogo político a finales de este año 2015.

Una nueva etapa sin posición común

Que tanto el canciller cubano, Bruno Rodríguez, como la Alta Representante para las relaciones exteriores de la UE, Federica Mogherini, hayan subrayado lo amistoso de sus lazos y que la loza que representaba la posición común es de facto una cosa del pasado abre definitivamente la puerta a otra etapa.

“Mientras más nos acerquemos a un acuerdo, esto tiene que ser revisado”, anunció Mogherini, refiriéndose a la posición común (1996) –que condicionaba todo acuerdo con la isla a avances en derechos humanos.

Con todo, y a pesar de cierto regocijo mayoritario por la “normalización” de las relaciones con La Habana, no han faltado voces de europarlamentarios que esperan que el representante especial comunitario para los Derechos Humanos, Stavros Lambrinidis, pida la liberación de todos los presos políticos como signo de buena voluntad.

¿Cómo acompañar a Cuba?

De tiempos interesantes en América Latina, y especialmente para Cuba habló la jefa de la diplomacia europea que ha reiterado su complacencia con la apertura hacia Estados Unidos y los tiempos de cambio. Insistiendo en que no es una competencia, “estamos interesados en acompañar el proceso interno”, ha reiterado en diversas ocasiones la Alta Representante. La pregunta que se plantea es cómo.

“La parte cooperación de los acuerdos de asociación con la UE permite gestionar la transición hacia una apertura comercial de la economía cubana, que incluso será útil y pertinente para poder organizar sus relaciones comerciales con el vecino norte”, responde a DW Christian Ghymers, economista del ICHEC y presidente del Instituto para las relaciones con América Latina (IRELAC).

¿Hacia dónde va la transición?

En un momento en que se gestiona la apertura hacia Estados Unidos, se anuncia nuevos acuerdos con China y las visitas europeas de inversión se suceden en La Habana -el presidente francés Francois Hollande irá en mayo-, la pregunta es qué pasará con sectores insignia del gobierno castrista.

“Los modelos sociales son menos opuestos entre Cuba y la UE que Cuba y Estados Unidos. Cuba necesita de sistemas de protección social con incentivos progresivos, para los cuales Estados Unidos no tiene experiencias ni modelos adecuados que proponer, salvo con referencia a ciertos países de la UE”, afirma Ghymers que ha sido asesor de la Comisión Europea y de la CEPAL.

En su opinión, “la UE puede brindar a Cuba lo que Estados Unidos no le va a ofrecer y que necesita: un enfoque matizado menos ideológico y más global, algo que requiere la transición cubana hacia una economía social de mercado”.