1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

UE-Erdogan: difíciles negociaciones

La Unión Europea busca la ayuda de Turquía en la crisis de refugiados. El precio político podría ser alto, ya que el presidente turco aprovecha la oportunidad para perseguir sus propios objetivos.

La UE busca "un acuerdo de confianza mutua, necesario, dado el papel central desempeñado por Turquía en la crisis de refugiados", explicaba un portavoz antes de la reunión en Bruselas entre el presidente turco Recep Tayyip Erdogan y las autoridades comunitarias. Tras sus palabras se escondían deseos concretos: patrullas fronterizas conjuntas de las marinas griega y turca en el Egeo, más campos de refugiados en Turquía o el retorno de los rescatados. Básicamente, que los sirios que huyen se queden allí en lugar de continuar hacia Europa.

Para lograr esto, Jean-Claude Juncker, al frente de la Comisión Europea, recurre a los años de amistad con Erdogan o le alaba como estandarte de las reformas en Turquía. Y apuesta fuerte: "Estoy a favor de adelantar las negociaciones para la exención de visado". Aunque eso dependa de los países miembros. Además, la Comisión quiere ver a Turquía en la lista de terceros países seguros. Ninguna mención a los derechos humanos ni al rebrote del conflicto kurdo, con tal de poder empujar hacia Turquía a parte de los refugiados.

Acusaciones contra los europeos

Türkei Flüchtlingslager syrische Flüchtlinge

Los campos de refugiados turcos han recibido cientos de miles de sirios.

Quien esperara en Bruselas resultados inmediatos de tanto agasajo estará decepcionado. Erdogan se limitó a destacar sus méritos, como que Turquía no haya cerrado sus puertas a pesar de haber recibido 2,5 millones de refugiados. Tampoco tiene él la culpa, dice, de que sigan camino hacia Europa, una posible alusión a la "cultura de acogida" desplegada por Alemania. Y ha vuelto a recordar que su país lleva gastados casi ocho mil millones de dólares en los refugiados. Claramente, buscando ayuda económica más allá de los mil millones acordados en la última cumbre de la UE.

Erdogan iguala al kurdo PKK con el Estado Islámico

Lo que el presidente turco quiere principalmente es tener las manos libres contra el PKK y el PYD, el partido kurdo de Siria: "Tenemos que romperle la espalda a estas organizaciones terroristas". No hay que atender la "propaganda negra" que cuestiona en Europa que sean organizaciones terroristas: "No debemos darles ese manto de legitimidad". Sobre estas bases es cuestionable que se pueda alcanzar cualquier progreso concreto, al menos a corto plazo.

"Turquía tiene la sartén por el mango"

"Durante años, la UE no se ha preocupado de que los refugiados sirios encontraran protección en Turquía", dice Amanda Paul del Centro Europeo para Estudios Políticos de Bruselas. Sólo lo ha hecho cuando el flujo se ha dirigido a Europa. Eso ha puesto a Erdogan en una excelente posición para negociar. "Turquía tiene la sartén por el mango", dice Paul. No sólo para obtener progresos en la exención de visado, sino para ser percibido como un socio regional importante.

Türkei Küste Flüchtling Gescheiterte Flucht nach auf Kos

La UE quiere más apoyo contra los traficantes de personas en las costas turcas.

Ayuda electoral para Erdogan

Políticamente para la UE es un trago amargo: "Erdogan utilizará sus imágenes, siendo recibido sonriente en Bruselas, para su campaña electoral", advierte Paul. Y cualquier concesión europea fortalecerá su partido. Hay que recordar aquí sus pasos atrás en la democratización de Turquía: "Está a un paso de erigirse en un dictador de facto", dice la experta. Ella no cree que las conversaciones entre la UE y Erdogan tengan efectos notables en las negociaciones de adhesión de Turquía, estancadas durante años. Pero ahora la UE le necesita a él más que él a la UE.