1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

UE condena a China por detención de manifestantes a favor del Tíbet

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) aprobaron por unanimidad un texto de condena a China por la detención de manifestantes a favor de la libertad del Tíbet, y han pedido su inmediata puesta en libertad, informó el ministro de Asuntos Exteriores francés, Bernard Kouchner.

Se trata de una "fuerte condena" propuesta por la Presidencia eslovena de turno, que no menciona posibles consecuencias para la celebración de los juegos Olímpicos de Pekín, afirmó Kouchner tras la Cumbre de Primavera de la UE.

Francia no es favorable al boicot de este acontecimiento, pero sí a "aprovechar la concomitancia de los Juegos Olímpicos y la aspiración tibetana", dijo el ministro.

El texto pide "contención" y que "los derechos del hombre sean vigilados".

El ministro esloveno de Exteriores, Dimitrij Rupel, anunció que la presidencia de turno de la UE divulgará próximamente una declaración en nombre de los Veintisiete, en la que se instará al Gobierno chino a que "atienda las preocupaciones de los tibetanos acerca de cuestiones como los derechos humanos".

También avanzó, en la conferencia de prensa final tras la cumbre de la UE, que esa declaración pedirá "algún tipo de reconciliación entre las autoridades china y los representantes tibetanos".

Por su parte, el Alto Representante de la UE para Política Exterior y Seguridad Común, Javier Solana, afirmó que "en lo que se refiere a los Juegos Olímpicos de Pekín, tengo la intención de estar allí", en un mensaje aparentemente conciliador hacia el Gobierno chino.

La capital tibetana, Lhasa, vive hoy los peores disturbios de las dos últimas décadas, después de varios días de protestas de los monjes budistas que han dejado hasta el momento varios heridos, así como tiendas y coches incendiados.

La violencia que estalló hoy es el culmen de las protestas protagonizadas por cientos de monjes budistas, que comenzaron el pasado 10 de marzo para recordar el aniversario de la rebelión tibetana contra Pekín en 1959, que fue aplastada por el Ejército chino y acabó con la huida al exilio del Dalai Lama.